La Comisión Reguladora de Energía (CRE) publicó por primera vez una convocatoria para una subasta de largo plazo para adquisición de energía eléctrica, que con el apoyo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) será la cuarta de este tipo en el país.

En esta cuarta subasta, al igual que en la anterior del 2017, podrán participar las entidades responsables de carga (compradores de electricidad) que satisfagan los requisitos que se establecerán en las bases de licitación, las cuales se publicarán el próximo 28 de marzo del presente año tanto en la página web de la CRE, como del Cenace. Posteriormente, el fallo de dicha subasta se emitirá el 2 de noviembre y la firma de contratos se llevará a cabo el 15 de febrero del 2019.

Las subastas eléctricas de largo plazo son instrumentos utilizados en la industria eléctrica en los que participan compradores y vendedores de energía eléctrica para incorporar energía limpia al sistema eléctrico y permitir que los suministradores de servicios básicos —que son los encargados de proveer el servicio eléctrico a los pequeños consumidores que no participan en el mercado eléctrico mayorista— celebren contratos bajo condiciones competitivas para satisfacer sus necesidades de potencia (capacidad de generación), energía eléctrica y Certificados de Energías Limpias (CEL).

Además, pretenden permitir que las entidades responsables de carga (los representantes de los consumidores de electricidad), distintas del suministrador de servicios básicos, participen en el mercado a fin de celebrar contratos por potencia, energía eléctrica y CEL y facilitar que los generadores cuenten con pagos para el financiamiento de inversiones eficientes para nuevas centrales eléctricas o repotenciar las existentes.

En las subastas de largo plazo, el Cenace es responsable de elaborar, operar y ejecutar la convocatoria y las bases de licitación. Por su parte, a partir de esta cuarta subasta, la CRE autoriza tanto la convocatoria como las bases de licitación.

ANTECEDENTES FAVORABLES

Las tres subastas que se llevaron a cabo en el 2015, 2016 y 2017 estuvieron a cargo de la subsecretaría de Electricidad de la Secretaría de Energía.

Como resultado de las tres subastas anteriores, se beneficiarán 19 estados de la República con el desarrollo de 70 nuevas centrales eléctricas, de las cuales 67 son de energías limpias, lo cual permitirá que México se acerque a las metas nacionales de generación eléctrica con fuentes renovables.

Estos proyectos fueron asignados a 42 empresas de distintos países, que invertirán 9,000 millones de dólares en los próximos años. En los tres procesos de este tipo que se han llevado a cabo, el precio de venta de 1 megawatt hora más un CEL pasó de 47.78 dólares en la subasta del 2015, a 33.4 dólares en la segunda subasta, a 20.57 dólares en el último proceso.

[email protected]