La Cámara de Comercio e Industria de Japón (JCCI, por su sigla en inglés) proyectó que si bien no se prevé la llegada de nuevas plantas automotrices niponas a México en el corto plazo, sí continuarán creciendo las inversiones japonesas en la producción de autopartes en la economía mexicana.

“Hoy por hoy, grosso modo, ya que tenemos las reglas básicas, aunque están todavía pendientes algunos detalles, yo creo que la mayoría de las empresas armadoras japonesas de aquí están viendo con un objetivo específico cómo superar estas reglas para poder seguir adelante en su negocio. Para esto, la respuesta más segura y más importante es incrementar el contenido nacional”, dijo Takanobu Ito, jefe de la Misión Económica de Japón a México de la JCCI.

Ito se refirió así a las reglas de origen del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que exigen un Valor de Contenido Regional (VCR) de 75%, lo que implica un aumento desde 62.5% vigente, para comercializar automóviles con las ventajas arancelarias.

Las empresas asiáticas Mazda, Honda, Nissan, Toyota, Kia y Subaru operan actualmente con una media de 59% de VCR en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que sería sustituido por el T-MEC una vez sea ratificado, de acuerdo con información de la American Automobile Labeling Act.

“Tal vez ya no se puedan esperar inversiones nuevas de grandes montos en el corto plazo o una expansión de inversión japonesa en México en el sector automotriz, pero si se trata de fortalecer cadenas de suministro creo que sí va a haber una gradual inversión”, añadió Ito, en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

Para aumentar las inversiones niponas en México, Ito planteó que la JCCI pide a la nueva administración del presidente Andrés Manuel López Obrador esfuerzos por seguir impulsando el libre comercio en el mundo.

“(Esperamos) esfuerzos por mitigar los efectos del T-MEC en las empresas japonesas establecidas en México y proporcionar activamente la información relativa a la aplicación del tratado, así como promover el aprovechamiento del tratado TPP 11 por las empresas de ambos países”.

El TPP 11, o Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), entró en vigor el 30 de diciembre pasado, con la ratificación del mismo por parte de siete de sus 11 integrantes hasta ahora, incluidos México y Japón.

La JCCI confía también en que el nuevo gobierno federal de México tomará acciones para mantener y mejorar la seguridad en el país, a fin de que las empresas japonesas puedan desarrollar sus actividades con tranquilidad.

“Esperamos esfuerzos por lograr una revisión equilibrada en la reforma laboral relacionada con los sindicatos, adquisición de fuentes externas, etcétera. Al mismo tiempo, impulsar las negociaciones encaminadas a la firma de un acuerdo de previsión social entre México y Japón, a fin de aprovechar todavía los recursos humanos mexicanos en las empresas japonesas”.

La JCCI es la organización económica más grande de Japón, compuesta por 515 cámaras dispersas por todo el país.

[email protected]