Ahora será Iusacell quien deberá indemnizar a sus usuarios por las deficiencias en la calidad del servicio prestado en 2010, luego de que un juez federal falló en contra de la empresa una acción colectiva promovida por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

La juez décima primera de distrito en materia civil, Edith Alarcón, resolvió que Iusacell incumplió reiteradamente las obligaciones previstas en los contratos de adhesión de la firma con sus clientes, quienes recibieron un servicio incompleto y deficiente pese a pagar en su totalidad las tarifas acordadas.

La semana pasada se resolvió la primera accesión colectiva promovida por la Profeco y fue Nextel a la que un tribunal federal ordenó que deberá pagar daños y perjuicios a sus usuarios que se vieron afectados en el 2010 por fallas técnicas.

De acuerdo con la resolución de la juez décima los peritajes arrojaron que durante 2010, Iusacell y sus filiales tuvieron más de 20 millones de intentos de llamadas caídos, en los que nunca se logró el enlace, y más de 41 millones de llamadas no completadas.

"La circunstancia de que las demandadas no hayan rebasados los márgenes otorgados en esas reglas, no significa que no hayan cometido las conductas irregulares reclamadas por cientos de usuarios ante la Procuraduría Federal del Consumidor y que hayan cumplido cabalmente a lo que se obligaron frente a todos y cada uno de ellos", dijo.

Por su parte Eduardo Ruiz Vega, director de cumplimiento regulatorio de Iusacell dijo que la empresa no comparte la posición de la juez y apelará la sentencia.

Creemos que estamos en cumplimiento de la norma que es el Plan Técnico de Calidad emitido por la Cofetel , dijo. La apelación podría durar entre tres y cuatro meses y de no lograr revertir el fallo Iusacell acudiría al recurso de amparo.

klm