La intervención de un experto para la revisión del Convenio Marco de Interconexión (CMI), tal como lo solicitó Teléfonos de México (Telmex), no es una medida justificada, aseguró Gonzalo Martínez Pous, comisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

El documento contiene una carga de experiencias internacionales que lo hacen más sencillo; además, la autoridad especializada es la propia Cofetel y se hizo un trabajo extenso , comentó el funcionario.

Además, Gonzalo Martínez Pous reiteró que cualquier modificación que se proponga al anteproyecto debe estar sustentada.

Martínez Pous, quien ha estado al frente de la elaboración del CMI, insistió en que éste es indispensable para la interconexión competitiva del país.

Cuestionado sobre si el CMI podría estar listo antes de que concluya la actual administración, el Comisionado afirmó que la Cofetel no está sujeta a tiempos políticos, por lo que la emisión del Convenio Marco de Interconexión depende de los tiempos regulatorios.

Los tiempos del proceso los determina la Comisión Federal para la Reforma Regulatoria. No es algo que dependa de la Cofetel , dijo.

Además, explicó a El Economista que el objetivo final es que el CMI sea un instrumento regulatorio que mejore las condiciones de interconexión en México entre el operador más grande y los demás, sobre todo, en lo que tiene que ver con asuntos relacionados con los cableros.

Reconoció que dicho documento tiene un retraso significativo y debió publicarse a los 75 días de la emisión del Acuerdo de Convergencia, en el 2006, aun cuando era casi imposible que los tiempos alcanzaran.

El Comisionado dijo que la discusión en la consulta pública del anteproyecto en la Cofemer se ha centrado en la desagregación del bucle local de Telmex, pero ése o algunos otros deben estar ampliamente consensuados .

[email protected]