El Banco Mundial (BM) considera que la integración del comercio regional en América Latina (AL) y el Caribe será un generador de crecimiento económico y multiplicador del ingreso.

En un reporte, divulgado desde Washington, se apoyan en la experiencia de la integración regional de Asia Oriental, Asia del Este y Asia Pacífico. De acuerdo con ellos, este antecedente muestra que el ingreso regional comenzó a acortar distancias con el de Estados Unidos, lo que evidencia el impacto positivo de los intercambios comerciales de la región y otras políticas que han hecho más atractiva la inversión local y de comercio.

El reporte titulado Mejores vecinos: hacia una renovación de la integración económica de América Latina consigna la relevancia de la participación de México y Brasil en el proceso de integración regional, por su tamaño y potencial.

Además, destaca que las exportaciones intrarregionales representan apenas una quinta parte de las exportaciones totales, lo que está muy por debajo del 50% que comercian los países de Asia Oriental entre sí. En AL el fortalecimiento de los vínculos comerciales otorgará mayor competitividad a la economía regional en este momento de incertidumbre por las condiciones externas , explicó.

De acuerdo con el reporte, la integración del mercado de capitales en América Latina y El Caribe favorecerá al crecimiento económico y la estabilidad, pues facilitará la expansión del crédito de los hogares, la inversión en bienes duraderos y en la adquisición de capital humano.

El BM destacó que hay intentos de países del continente para fortalecer los lazos comerciales. Se refiere al Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, y recientemente a la Alianza del Pacífico, en la que participan México, Colombia, Chile y Perú. Sin embargo, no han logrado sacar el máximo provecho a estos esfuerzos a causa en parte de estándares reguladores discordantes.

Invertir en infraestructura ?y logística

El reporte del BM destaca que la reducción de costos comerciales es un facilitador de la integración comercial internacional; no obstante, en el caso de los países de América Latina y el Caribe, se enfrentan a costos asociados a la distancia que son mayores que los de otras regiones.

Por lo anterior, la capacidad de integrarse de manera eficiente en la economía global depende de la calidad de las infraestructuras que abarcan desde el transporte, las comunicaciones, los servicios financieros, los procesos fronterizos y las prácticas aduaneras hasta el entorno empresarial y regulador.

Los costos de transacción y del comercio interno (nacional) pueden tener un impacto sustancial sobre la competitividad internacional de un país y por ende del continente .

El banco identificó a las industrias química, automotriz y manufactura pesada como las de mayor potencial para desarrollar identidad regional.

[email protected]