La Secretaría de Economía (SE) informará al equipo del ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), las líneas rojas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en una próxima reunión, anunció Kenneth Smith, jefe negociador de ese acuerdo comercial.

Hasta ahora, ambas partes todavía no se reúnen para tratar este tema en específico, pero se espera que el encuentro esté próximo.

“El objetivo es sentarnos con ellos, explicarles cuáles han sido los principios básicos que hemos perseguido en esta negociación, cuál es la estrategia que hemos seguido y cómo hemos negociado cada uno de los capítulos”, dijo Smith en una entrevista radiofónica. “También les explicaremos por qué hemos determinado que ciertos temas pueden tener cierta flexibilidad y por qué algunos temas son inamovibles, líneas rojas para México”, añadió.

Como parte de la actualización del TLCAN, Estados Unidos ha propuesto la cláusula del sunset, con la cual se terminaría automáticamente el acuerdo comercial cada quinquenio, a menos que los tres países acordaran antes renovarlo; reformas en la metodología para fijar cuotas compensatorias por dumping o subsidios en productos agrícolas; reglas de origen en el sector automotriz con un contenido estadounidense y cambios en los mecanismos de resolución de controversias.

“Simplemente vamos a trabajar con ellos para que vayan dando un seguimiento a la negociación, ahora que la vamos a retomar”, dijo Smith.

Desde principios del 2017, el gobierno de México estableció principios que regirían la relación comercial de México con Estados Unidos en la coyuntura de la renegociación del TLCAN.

La administración del presidente Enrique Peña Nieto informó al Senado de la República que “México no aceptaría la reimposición de aranceles, cuotas u otros mecanismos que restrinjan las exportaciones mexicanas a Estados Unidos”.

Además, México estaría dispuesto a modernizar el TLCAN para incorporar disciplinas nuevas, acordes al siglo XXI, y que no estaban presentes durante la época de la renegociación original del TLCAN.

“El TLCAN, por naturaleza, ligaba a México, Estados Unidos y Canadá, de modo que cualquier modernización de este acuerdo debería considerar los intereses de las tres partes y debería permanecer como un acuerdo trilateral”, estableció como tercer punto.

Desde la perspectiva de la Secretaría de Economía, el TLCAN ha contribuido a la transformación competitiva del sector exportador —el más dinámico en los últimos años—, ha impulsado el desarrollo en varias regiones del país y ha detonado la creación de empleos y la atracción de inversiones, especialmente en el sector manufacturero.

Su importancia no sólo reside en el ámbito estrictamente económico, sino que también ha contribuido a fortalecer el Estado de Derecho, generando certidumbre para las operaciones de comercio exterior, las inversiones y los servicios relacionados.

Bajo el Artículo 133 de la Constitución mexicana, el TLCAN es la Ley Suprema en México y el conjunto de disciplinas que contiene y el apego a ellas se ha convertido en un factor fundamental para la competitividad de la economía mexicana, la atracción de inversión y la adopción de nuevas tecnologías.

rmorales@eleconomista.com.mx