Con una larga tradición empresarial, el Club de Industriales de Querétaro (CIQ) se encuentra en un proceso de crecimiento y de atracción de socios, luego de su inversión de 40 millones de pesos que le permitió crecer 150% en infraestructura.

Constituido como asociación civil en 1970, es una de las organizaciones empresariales más antiguas del estado y reúne a los líderes más importantes para realizar actividades sin lucro en materia cívica, cultural y social.

Rafael López Galván, gerente del Club de Industriales, refirió que se decidió realizar una ampliación de las instalaciones y atraer a más socios a partir de un estudio de mercado para conocer las necesidades del empresariado queretano.

TECNOLOGÍA DE VANGUARDIA

Con el apoyo monetario y en especie de los socios, se crearon instalaciones seguras con tecnología de vanguardia y áreas privadas, de manera que el club puede convertirse en una extensión de las oficinas de los socios y un centro de encuentro social.

Crecimos 150% más en infraestructura. Los socios apoyaron con materiales, donativos e invertimos 40 millones de pesos y una vez que se aprobó la ampliación, se autorizó incrementar los certificados de aportación, vienen a ser lo que es una acción de una sociedad anónima , explicó.

El Club de Industriales puede llegar a 200 certificados de aportación, de los que ya se colocaron 179 y quedan 21 en reserva. La parte antigua del club se construyó con 60 certificados iniciales con un valor nominal de 25,000 dólares para los socios.

La segunda serie de 140 certificados adicionales para llegar a los 200 tiene un valor de 50,000 dólares, debido a que ahora se cuenta con instalaciones más modernas.