Si los inversionistas del sector consideran que sus derechos son violentados con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador existen mecanismos para proceder, entre otros el arbitraje internacional, afirmó Tatiana Clouthier Carrillo.

En opinión de la secretaria de Economía es importante “considerar que no es una situación entre estado y estado, sino sería entre inversionistas.

“Los inversionistas si consideran, en algún momento, que sus derechos se viesen violentados ellos tienen mecanismos para poder proceder... si alguno o muchos inversionistas pensaran o consideraran que su derecho está siendo violentado siempre hay mesas antes de llegar al arbitraje internacional, de negociación intermedia, ustedes conocen perfectamente el Tratado, siempre hay mecanismos previos a llegar al arbitraje en los que se sentarían a la discusión (para) encontrar soluciones’’ .

Así se ha hecho en todos los demás temas, no sólo sería en este, explicó la funcionaria durante una reunión virtual con la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del T-MEC del Senado de la República al responder a preguntas formuladas por las senadoras Verónica Martínez (PRI) y Gina Cruz (PAN), en los que se ha logrado encontrar soluciones antes de llegar a arbitrajes.

“Y hay unos casos en donde, tristemente, no se ha podido caminar de esa manera y se ha procedido a los arbitrajes que, efectivamente, sí son costosos para la nación mexicana’’, admitió.

La enmienda a la ley referida debe generar un balance adecuado entre el fortalecimiento del sector eléctrico mexicano y las obligaciones internacionales, enfatizó.

Senadores y diputados federales, dijo, “tendrán que ser tejedores finos de este balance’’, y, en ejercicio de la división de poderes, el Congreso tendrá la última palabra en el tema.

“Los invito a que no se preocupen y a que se ocupen. Ustedes habrán de ser los que habrán de aprobar esta iniciativa buscando este balance perfecto en beneficio de que cumplamos con el fortalecimiento del sector eléctrico, pero también con los compromisos que hemos adquirido internacionalmente’’.

rolando.ramos@eleconomista.mx