En enero pasado, la producción de las armadoras automotrices establecidas en México cayó 15% interanual a 278,211 unidades, impacto que fue causado –principalmente– por el desabasto mundial de semiconductores, y que interrumpió el dinamismo de recuperación mostrado en los últimos tres meses. Esta tendencia continuará por lo menos hasta junio próximo, aseguraron dirigentes del sector automotriz.

El volumen de ensamble en enero representa el nivel más bajo para un mes igual desde el 2016. Audi fue una de las marcas que más sufrió al suspender operaciones de manera parcial, lo que implicó que la producción de la SUV Q5 bajó 42.5%, equivalente a 4,316 unidades. Otro de los factores que influyó fue el cambio de plataforma de Ford, al dejar de fabricar el sedán Fiesta y el Fusion en México.

“Después de tres meses consecutivos de incrementos anuales, la producción de vehículos ligeros volvió a registrar un descenso anual, al caer 15%”, dijo Julio Santaella, titular del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Los dirigentes de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Fausto Cuevas y Óscar Albín, coincidieron en que la problemática del desabasto de semiconductores (chips) continuará por unos meses más.

Las empresas ensambladoras de vehículos en México seguirán sufriendo el desabasto de semiconductores, bajo un panorama incierto de sus respectivos impactos negativos en la producción, exportación e inventarios de unidades, y que podría normalizarse hasta junio próximo, afirmaron.

Luego de que la producción cayó 15%, las armadoras han tomado diferentes medidas, como paros técnicos, tal es el caso de General Motors o Audi, pero será hasta el segundo semestre cuando “podría haber una luz” de mayor abasto de chips que mejoren la situación. 

“El problema de los semiconductores se va a normalizar hasta mayo o junio…”, consideró Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

En conferencia de prensa, el dirigente de la industria de autopartes en México comentó que en Estados Unidos los legisladores que son representantes de los estados del país que albergan fábricas de vehículos han solicitado al nuevo gobierno de Joe Biden que intervenga para apoyar y acelerar la instalación de plantas de chips en Norteamérica, a fin de que no se afecte a la industria del automóvil.

No obstante, Albín sostuvo que en México difícilmente se instalaría una planta de semiconductores, y será más viable que se fabriquen en Estados Unidos en virtud de que ese país posee una industria automatizada, a diferencia de la mexicana que es más intensiva en mano de obra.

Explicó que los chips están ubicados en distintas partes de los vehículos, desde las llantas, ya que poseen el componente electrónico que manda la señal a la computadora central del automóvil en el momento en que un neumático está bajo. O bien, en el asiento del conductor y acompañante, que suena la alarma del cinturón de seguridad, cuando no se ha sujetado.

La semana pasada, General Motors anunció que a partir de esta semana llevaría a cabo paros técnicos para reducir la producción, por el desabasto de semiconductores.

La industria automotriz es una de las consumidoras importantes de semiconductores, pero ante el cierre de actividades por el Covid-19 en el mundo y la demanda creciente de la industria de tecnología (por la fabricación de celulares, pantallas, otros dispositivos), llevó al desabasto de los chips.

Envíos de autos desaceleran

También en enero, las exportaciones mexicanas de vehículos ligeros disminuyeron 6.4% interanual a 223,533 unidades, la cifra de ventas al exterior más baja desde que comenzó la reactivación económica del sector en junio del 2020, cuando la industria había promediado exportaciones por arriba de los 270,000 autos.

De acuerdo con cifras del Inegi, México redujo 1.3% sus exportaciones a Estados Unidos, al enviar 182,056 vehículos durante el primer mes del año, a Canadá los envíos se redujeron 9.8%, con 16,948 unidades; mientras que las exportaciones a Alemania derraparon 50.8%, con 7,521 autos.

El año paso la exportación de automóviles sumó dos millones 617,885 unidades cifra 21% inferior a la observada en el 2019 y que reflejó el cierre de plantas durante abril y mayo.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx