El español Inditex, uno de los gigantes mundiales del textil propietario de ocho marcas, entre ellas Zara, publicó este jueves resultados casi estables en los primeros nueve meses de su ejercicio fiscal, consecuencia de los costos ligados a la apertura de nuevas tiendas.

Su beneficio neto aumentó 0.78% entre el 1 de febrero y el 31 de octubre, hasta 1,690 millones de euros, y su excedente bruto de explotación subió 2%, hasta 2,830 millones de euros, según un comunicado.

Las ventas progresaron 6.6%, hasta 12,700 millones de euros.

El grupo acusó unos tipos de cambio desfavorables puesto que a ritmo constante del cambio de divisas, su volumen de negocios registró un alza de 10.5 por ciento.

"Inditex prosigue con la expansión global de su modelo integrado de tiendas y venta online", explica en un comunicado.

Abrió 230 nuevas tiendas, en su mayoría en Europa, elevando el total a 6,570 repartidas en 88 países, mientras las ventas en internet ya están disponibles en 27 mercados en Europa, Américas y Asia.

Su marca estrella, Zara, acaba por ejemplo de abrir un establecimiento de 3,000 m2 en Shanghai, y en México o Corea del Sur ya es posible comprar por internet.

Inditex también es propietaria de las marcas Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius o Oysho.

Su expansión en los nueve primeros meses de su año fiscal se tradujo en la contratación de 8,500 asalariados, entre ellos 1,500 en España, por lo que su número de efectivos es ahora de 133,400 personas.

erp