El precio tope promedio nacional determinado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para el gas licuado de petróleo (LP) llegó esta semana a 25.13 pesos por kilogramo, con lo que ya sólo está 6 centavos por kilo debajo del último precio de mercado publicado que al 30 de junio fue de 25.19 pesos por kilo.

Además, desde hace nueve semanas, cuando inició esta política con la que se buscó combatir los aumentos injustificados por parte de los distribuidores, el tope promedio nacional se ha incrementado en 9.6%, por lo que cuesta 2.21 pesos por kilogramo más que el primer precio máximo en promedio nacional.

Así, este último precio tope entre las 145 regiones establecidas en el país, es ya únicamente 0.23% menor al último precio de libre mercado en promedio nacional.

Los aumentos de los precios tope en promedio nacional han sido de 1.16% en promedio cada semana, desde hace nueve, con lo que semana tras semana ha subido casi 25 centavos por kilogramo.

Ello se debe a que, aunque los distribuidores se han ajustado al precio máximo en cada región, el precio spot en el mercado estadounidense Mont Belvieu ha aumentado de 1.093 a 1.324 dólares por galón en este lapso, o sea que ha subido 21% o 23 centavos de dólar por galón en nueve semanas, que son 1.22 pesos adicionales.

karol.garcia@eleconomista.mx