Con una inversión de 1,700 millones de dólares, la española Iberdrola llegará a una capacidad instalada de 10,200 megawatts (mw) en México al 2020, con lo que generará más energía en México que en España, aseguraron sus directivos durante una visita a la planta de ciclo combinado Dulces Nombres en Pesquería, Nuevo León, que fue el primer proyecto de producción independiente de energía para la CFE de la española en el país.

Iberdrola es por mucho el mayor productor privado de energía del país, pues cuenta con una capacidad actual de generación que asciende a 6,100 megawatts mediante 15 plantas de ciclo combinado, cogeneración y eólicos en siete entidades. Del 2014 a la fecha ha invertido 1,800 millones de dólares y es además el mayor productor independiente para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a quien le aporta 13% de su energía.

Entre sus planes está convertirse en proveedor de más de 20% de la energía de la estatal en tres años. Para ello, añadirán a su capacidad ubicada en Oaxaca, Tamaulipas, Baja California, Durango, Puebla y San Luis Potosí otras 10 plantas en cuatro entidades adicionales.

Con ello, llegarán a un volumen de energía generado de 75 terawatts, cuando el volumen de generación que tienen hoy en España es de poco más de 40 terawatts, dijo Marco Esquivel, director de Generación Térmica de la empresa en México. Los proyectos en construcción son: cuatro parques eólicos en San Luis Potosí, Guanajuato, Puebla y Sonora, con una capacidad adicional conjunta de 595 megawatts; cuatro nuevos ciclos combinados a gas natural y vapor de agua, de los cuales dos estarán en Nuevo León y dos en Sinaloa, con una capacidad conjunta de 1,635 megawatts, y dos plantas de cogeneración añadida a procesos industriales, con una capacidad de 114 megawatts.

Todos estos proyectos se encuentran comprometidos para arrancar operaciones entre finales del 2017 y el 2020. Pero para las siguientes dos subastas, de largo y mediano plazo, Iberdrola tiene la capacidad de ampliar los proyectos existentes o añadir capacidad adicional a estos nuevos, lo que la coloca como uno de los contendientes más prometedores de estos concursos, a pesar de que no ganó capacidad en las dos subastas anteriores, aunque en el tercer proceso de largo plazo llega también como comprador de casi el equivalente a 10% de las necesidades de la CFE.

“Lo que nos respalda en las subastas es que tenemos los fierros, en cualquier momento podemos hacer ampliaciones, y como ya no habrá licitaciones de productores independientes, vamos a ir con todo para crecer al ritmo del país”, dijo el directivo.