La iniciativa privada se congratula con la nueva Ley de Asociaciones Público-Privadas y reveló que en el sistema financiero mexicano hay recursos privados disponibles de inversión por 240,000 millones de pesos para ejercerse mediante esquemas de co-inversión.

En un comunicado, los organismos que integran el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reconocieron la labor del Ejecutivo Federal y los Legisladores de hacer posible la publicación de la Ley en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

"Gracias a este esquema, el gobierno mexicano podrá destinar mayores partidas presupuestales para atender las demandas de la población, ampliando las fuentes de financiamiento y elevando la calidad de los servicios", afirmó.

Esto, dentro de un marco jurídico equilibrado y que ofrezca certidumbre a quienes aporten inversión tanto pública como privada, que podrá reducir costos de riesgo y de construcción, así como acelerar la preparación de proyectos, reducir tiempos de ejecución e implementación.

Aseveró que la infraestructura es un factor determinante para el desarrollo económico, el bienestar de la población y la competitividad de cualquier país.

Por ello, detalló, es fundamental aprovechar el potencial del sector privado, no sólo para financiar, sino para co-invertir en proyectos productivos regionales en los que participen en un esquema de socios con el gobierno.

Con la nueva Ley, abundó, el gobierno podrá capitalizar los recursos de la iniciativa privada para construir hospitales, escuelas, carreteras, puertos, aerotransportes, centros de readaptación social y proyectos de desarrollo urbano, entre otros, y destinar más recursos públicos a programas sociales de alta rentabilidad.

El CCE señaló que los empresarios confían en que la ejecución de la nueva Ley de Asociaciones Público-Privadas será oportuna, eficaz y en todo momento apegada a derecho.

apr