El sector empresarial del país demandó al gobierno de Enrique Peña Nieto acciones inmediatas para revertir los “elevados costos” en las tarifas eléctricas en la industria y el comercio: que se mantengan los precios del 2017 y se deje de considerar a los incrementos mensuales como un mecanismo “recaudatorio” que lleva implícito la inflación alta y el golpe a los bolsillos del consumidor.

“Las pérdidas que ha experimentado la Comisión Federal de Electricidad (CFE) han impactado a la iniciativa privada. Para compensar sus pérdidas, la CFE ha tenido que elevar sus tarifas, provocando un aumento en el costo de operación de varias empresas, incluso para los grandes empleadores del país”, acusó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“Para la industria es muy costoso, son miles de millones de pesos lo que reflejan los incrementos de luz. Es un golpe a la productividad y eso se convierte en inflación”, alertó el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes.

Entrevistados por separado, José Luis de la Cruz, director del Idic y asesor de la Concamin, calificó como “inconsistente” a la política de incrementos en los recibos de luz eléctrica para la industria.

“Si el objetivo del país es mantener la estabilidad en precios (la inflación), y se está rompiendo, por una decisión de política económica de aumentar costos de energía eléctrica, entonces es contra sentido, va contra del postulado de control de precios o de la estabilidad macroeconómica”, acusó.

Independientemente de las ineficiencias que arrastra la Comisión Federal de Electricidad (CFE), De la Cruz recomendó a las autoridades energéticas del actual gobierno que se retorne a las metodologías previas para determinar los precios de la luz. En tanto, será indispensable que se transparenten las tarifas que se están imponiendo, porque cada mes suben en dos dígitos y así “ver la pertinencia de que la energía eléctrica no se vea como un mecanismo de ingresos para el gobierno”.

El argumento es que hay una reforma energética, que implicó cambios en la metodología de la medición de energía eléctrica a los usuarios de alta y media tensión, pero todo indica que las ineficiencias y la falta de recursos de la CFE quieren cargarlo a los empresarios, se quejó el dirigente de la Concamin. “Debe mantenerse una transición, donde implique tener claras y transparentes, las metodologías de terminación de precios”, dijo el director del Idic.

Durante este mes, las tarifas aumentaron en promedio 12.32%, en tanto que las industriales de media tensión 74.59 por ciento. “El aumento de los precios en los combustibles, como los recientes gasolinazos o de energía eléctrica, es un lastre para las empresas y no generan un buen entorno para los negocios, lo que reduce la posibilidad de atraer nuevos inversores”, advirtió la Coparmex.

El presidente de los industriales sostuvo que existe interés de la Secretaría de Hacienda por resolver el problema, pero se requiere de la CRE y CFE.

[email protected]