En la construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, en el Estado de México, encargado por instrucción presidencial al personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que a la fecha tiene un costo de 91,977.8 millones de pesos, también participarán empresas privadas. El objetivo es inaugurarlo el 21 de marzo del 2022.

“Nosotros vamos a construir la infraestructura básica del aeropuerto y la infraestructura adicional será concesionada y será construida por particulares”, dijo el general Gustavo Ricardo Vallejo.

La decisión fue celebrada por el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, quien en los últimos nueve meses había insistido para que se les abriera la puerta para participar y, con ello, generar un “alivio” a la industria que vive un mal momento.

Este jueves, el ingeniero militar fue el orador principal en la segunda sesión ordinaria del Consejo de Diplomacia Turística, realizada en la Secretaría de Relaciones Exteriores, para presentar los detalles de la terminal y al finalizar, escuetamente, señaló que el sector privado también estará presente en la obra que al tercer trimestre del presente año tiene un avance físico total de 3 por ciento.

Sin embargo, en los estudios de preinversión (que implica 885.6 millones de pesos), el avance es mayor: 76%, de acuerdo con el informe del tercer trimestre sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La infraestructura básica que construirá directamente la Sedena es la relacionada directamente para la operación del aeropuerto: pistas, calles de rodaje plataformas de embarque, edificio terminal y ayudas a la navegación aérea (que incluyen la torre de control). En tanto, la adicional incluye estacionamientos, centros de transporte multimodal, terminal de carga, de combustible o de tratamiento de agua.

CMIC asegura estar lista

La base militar de Santa Lucía está ubicada en un terreno de 2,331 hectáreas, de las cuales se destinarán 1,531 hectáreas para desarrollar el aeropuerto y el resto se utilizará para la reubicación de las instalaciones del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos que actualmente se encuentran ahí. Se prevé construir la terminal en dos fases.

La primera se estima que esté en operación dentro de un periodo de tres años atendiendo una demanda de 20 millones de pasajeros anuales y 350,000 toneladas de carga, con la ampliación de la pista existente y la construcción de dos pistas más, “destinando una de estas para uso militar, así como calles de rodaje, plataformas, torre de control, terminal de pasajeros e instalaciones para servicios complementarios y comerciales”, informó la dependencia.

En la segunda y última, cuando sea requerido, se alcanzará una capacidad de 80 millones de pasajeros anuales ampliando diversas infraestructuras.

“Consideramos que abrir la participación a las empresas constructoras es una excelente noticia porque así lo pedimos respetuosamente. Agradezco que nos hayan escuchado porque vamos a aportar nuestra experiencia en beneficio del proyecto y la participación que tendremos será en total transparencia. Estamos listos”, afirmó el presidente de la CMIC.

Con la finalidad de tener mayores detalles sobre el proceso constructivo, Ramírez comentó que buscarán, una vez más, una reunión con el encargado del proyecto en donde harán énfasis en la necesidad de contar con los proyectos ejecutivos necesarios para construir.

“Hemos mandado solicitudes de reunión. Entendemos los tiempos y que recientemente arrancó.  Estamos enterados que ya andan buscando camiones de volteo en todo el país para los primeros trabajos que se realizan, es lo que nos han dicho. Nos interesa estar presentes en procesos de total transparencia, que es a lo que están acostumbrados nuestros afiliados y también podemos tener a cargo la interconexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, agregó.

Aeropuerto sin Oropel

  • Lejano a los “excesos” de diseño y construcción de la terminal en Texcoco, el nuevo aeropuerto de Santa Lucía fue proyectado por la Sedena para estar listo en 30 meses bajo conceptos como:
  • Austero: se elimina lo que no es esencial; conviven aeropuerto y base aérea militar
  • Eficiente y funcional: flujos óptimos para pasajeros, equipaje, aeronaves, carga aérea, autos y servicios
  • Sustentable y positivo: se reducirá el consumo de energía y agua, uso irracional de recursos en su construcción
  • Fácil de construir: se eligió una propuesta arquitectónica basada en materiales mexicanos que representen a un país por su ingenio constructivo y su sencillez
  • Urbano y contextual: habrá un complejo aeroportuario integrado con su entorno, respetuoso de elementos de la arquitectura preexistente, generador de beneficios para la economía
  • Inclusivo y seguro: será una instalación en donde confluya la diversidad cultural y social

Realizan primera reunión

Presentan proyecto del aeropuerto a Consejo de Diplomacia Turística

El secretario de Turismo, Miguel Torruco, encabezó la primera presentación del proyecto del aeropuerto de Santa Lucía ante integrantes del Consejo de Diplomacia Turística, en compañía del titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el general Gustavo Vallejo.

“Vino el general Vallejo, quien es el director del proyecto y todos los consejeros quedaron muy complacidos, hicieron las preguntas que quisieron y ya quedé con él de que próximamente vamos a hacer una presentación a todas las asociaciones, cámaras, líderes de opinión y medios de comunicación para que estén perfectamente enterados del proyecto y hagan la pregunta que quieran”, comentó el funcionario luego de la reunión.

En entrevista, el titular de Turismo consideró que tras la presentación (a la que acudieron, entre otros, el presidente ejecutivo de Interjet, Miguel Alemán Magnani, y el director ejecutivo de Relaciones Institucionales de Aeroméxico, Sergio Allard) se disiparon interrogantes.

“Obviamente, cuando se sabe realmente cuál es el proyecto y el profesionalismo con el que se lleva a cabo, se les quitaron las dudas de lo que estaban malinformados, de que no era un gran proyecto. Al contrario, es un gran proyecto del que todos los mexicanos nos vamos a sentir muy orgullosos”, indicó Torruco.

[email protected]