El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) obtuvo la primera patente en México y Estados Unidos del Programa Patent Prosecution Highway por un proyecto para recuperación secundaria de hidrocarburos en los yacimientos que pone a disposición de Petróleos Mexicanos.

El proyecto es la primera forma en la cual se adiciona energía externa al yacimiento, buscando incrementar la recuperación de hidrocarburos, luego de que prácticamente los métodos que se habían aplicado hasta ahora se reducían al método de inyección de agua y de mantenimiento de presión.

Con su aplicación se evita realizar proyectos de inyección con poca probabilidad de éxito y daño ambiental, lo cual aumenta significativamente la recuperación final de los campos y genera enormes utilidades , explicó el instituto.

El diseño de este proyecto, elaborado por Jetzabeth Ramírez Sabag, fue realizado tras el requerimiento de Pemex Exploración y Producción (PEP) de utilizar las pruebas de trazadores como una herramienta que aporte la información que se espera de este tipo de estudios -básicamente la referente a dinámica de flujo de los fluidos de inyección-, para con ello tomar mejores decisiones sobre las acciones necesarias para incrementar la recuperación de hidrocarburos en los diferentes campos del sistema.

Este producto incide directamente en uno de los problemas prioritarios de PEP e impacta en retos tecnológicos como la incorporación de reservas, revitalización de campos maduros e incremento en el factor de recuperación de hidrocarburos.

Además, el IMP detalló que ha demostrado superioridad técnica sobre el que ofrecen las compañías extranjeras en este tema, puesto que integra tanto la parte de gabinete como la operativa.

Resulta estratégico dado el requerimiento de PEP de realizar este tipo de pruebas y de que actualmente no hay proveedores de servicio en los ámbitos nacional e internacional que realicen de forma integral las pruebas de trazadores. De hecho, en el mundo son muy escasos los grupos dedicados a la investigación y desarrollo en este tema , refirió el instituto que dirige Vinicio Suro.

En México, existen poco más de 216,000 millones de barriles (seis veces la reserva original de Cantarell) atrapados como reserva remanente en los yacimientos que han sido explotados durante décadas, por lo que se deben comenzar a utilizar métodos de recuperación mejorada (EOR, enhanced oil recovery) de forma masiva ya que estos recursos podrían aportar hasta 1.5 millones de barriles a la producción de Petróleos Mexicanos, considera la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

kgarcia@eleconomista.com.mx