El Instituto Federal de Telecomunicaciones confía en que la licitación de frecuencias para complementos de servicios móviles satelitales IFT-9 abonará al crecimiento de la cobertura por el territorio nacional, y que gracias a esta surgirán posibilidades adicionales de creación de productos como un Internet de alta velocidad para las poblaciones más apartadas de los núcleos urbanos y que se encuentran mejor conectados.

Esto podría apoyar entonces a los planes del gobierno federal, vía la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de empujar la cobertura de servicios en regiones inaccesibles para las redes terrestres y económicamente deprimidas a través de distintos proyectos de conectividad netamente gubernamentales o público-privados.

El actual gobierno federal ha escrito en su Plan Nacional de Desarrollo que pretende cerrar el año 2024 con una penetración de Internet de 95% para septiembre de ese año, mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador apuesta porque la cobertura de servicios de telecomunicaciones llegue más allá del 85% del territorio nacional, por lo que el éxito de planes como la IFT-9 podrían ayudarlo a conseguir esos objetivos.

Uso eficiente e innovador del espectro e infraestructura

Quienes resulten concesionarios de los dos tramos nacionales de 20 MHz de ancho de banda en el espectro de los 2 Gigahercios ahora en concurso, también tendrán oportunidad de “combinar” infraestructura de redes y tecnología satelital y celular para llegar a las poblaciones inaccesibles y los hogares de éstas, comentaron los comisionados del IFT el 10 de abril en que se aprobaron las bases generales de esta licitación. Todo ello, si para el ganador o ganadores del concurso hace sentido perseguir una estrategia de negocio así.

A esto se conoce en la industria como el sistema ATC de combinación de tecnologías, que gracias a las redes satelitales y celulares se podría llevar conectividad a las zonas rurales y mayores capacidades de servicios a las zonas urbanas. En principio, el éxito de esta licitación elevará más los niveles de cobertura de redes en México, incluso en aquellos territorios del país donde existe una escasa población.

“Una de las características más importantes de esta comunicación vía satélite es que cuenta con la preeminencia de ofrecer cobertura en áreas alejadas y complejas para el tendido de redes terrestres. Considerando lo anterior, la licitación contempla una solución que integra la infraestructura actual espacial, así como una tecnología terrestre innovadora conocida como componente auxiliar terrestre, que permite un alto grado eficiencia en la utilización del espectro, así como ampliar la cobertura y brindar la continuidad en el servicio y en este caso específico, cuando se pierde la cobertura del satélite, entra la cobertura celular y viceversa”, expuso el comisionado Arturo Robles en la sesión del 10 de abril en que se aprobaron en el IFT las bases de la licitación.

“El sistema ATC habilitará mayor capacidad de datos que, a su vez, prestarán comunicaciones más avanzadas y asequibles en zonas densamente pobladas, así como en zonas rurales. Algo que se debe de mencionar es que el objetivo de esta licitación también es la prestación de un servicio con infraestructura parte espacial y parte terrestre (…) Gracias a que es posible la adjudicación de estos 40 MHz de espectro, se logra que una porción importante de la población que vive y trabaja en regiones remotas y escasamente pobladas puedan beneficiarse con la oferta de este servicio complementario terrestre”, agregó el comisionado.

La IFT-9 tiene dos interesados naturales, pero podría haber más

Los comentarios del comisionado hacen referencia a la Licitación IFT-9 de espectro radioeléctrico para complementos de servicios móviles satelitales que comenzó el 29 de abril, con la etapa manifestaciones de interés.

En esta ocasión, el IFT irá al mercado con una licitación que se compone de dos bloques de 20 MHz de ancho de banda y de cobertura nacional para que quien se adjudique esas señales a fines de agosto próximo, en la etapa de ofertas económicas por sobre cerrado y para que pueda explotarlos durante 15 años.

El IFT estima que sería entre los últimos días de 2019 y los primeros de 2020, cuando se firmen y entreguen los títulos de concesión a los ganadores del concurso. Los segmentos de espectro que saldrán a subasta se encuentran en las frecuencias de los 2000-2010/2190-2200 MHz y de los 2010-2020/2180-20190 MHz, la llamada Banda S.

Por esos dos bloques, el IFT espera una recaudación mínima de 300 millones de pesos y los concesionarios que podrían ser los naturales interesados por las frecuencias son HNS de México S.A. de C.V. y Omnitracs de México S.A. de C.V., aunque todavía se desconoce si ya mostraron su interés al regulador.

Las complejidades de los complementos satelitales

Aunque el Instituto Federal de Telecomunicaciones ya ha conducido otros procesos licitatorios de espectro para servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, la IFT-9 es novedosa, ya que en México nunca se han realizado consursos para este tipo de servicios.

De acuerdo con la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, un complemento satelital puede entenderse cuando desde terminales terrestres se ofrecen servicios móviles, pero a través de sistemas satelitales. Ejemplos podrían ser los geolocalizadores de vehículos o servicios de Internet en los aviones.

Por ello el comisionado del IFT, Mario Fromow, comentó el 10 de abril respecto a la IFT-9 que no se podrán ofertar servicios, si éstos no están ligados a servicios móviles por satélite, porque “el uso eficiente de este espectro está ligado al uso que se hace tanto de la parte satelital como de la parte terrestre”.

Mientras, en el IFT consideraron que esta licitación tiene un espíritu que empuja la cobertura de servicios y su baja de precios en el país:

“(La IFT-9) toma cuenta, además de la propuesta económica, los elementos no económicos relativos a la cobertura, la calidad y la innovación; la consistencia con el programa de concesionamiento, la posible entrada de nuevos competidores al mercado, el favorecimiento de menores precios en los servicios al usuario final y la prevención de fenómenos de concentración que contraríen el interés público”, dijo el comisionado Sostenes Díaz a sus colegas del pleno de IFT.