El mercado laboral de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) vive un crecimiento distorsionado, producido por disparidades de género y territoriales. 752,000 personas se ocupan en este sector, pero 8 de cada 10 son hombres y 5 de cada 10 posiciones se concentran en la Ciudad de México, el Estado de México, Jalisco y Nuevo León, de acuerdo con cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

La brecha de género en el sector de las TIC se refleja también en las medias salariales. Con la misma preparación académica las mujeres tienen salarios más bajos que los hombres, con educación media superior los hombres ganan en promedio 5,108 pesos el mes mientras que las mujeres apenas perciben 2,218 pesos.

Se profundiza conforme el nivel educativo es mayor. La media salarial para mujeres con educación profesional asciende a 7,684 pesos mensuales y para los hombres se dispara casi al doble (12,325 pesos).

El tipo de empleo y de unidad económica donde se ocupan los trabajadores de TIC también difiere entre hombres y mujeres. El 26% de las mujeres se ocupan en el sector de los hogares mientras que sólo un 12% de los hombres se encuentran en estas unidades económicas. Las mujeres también son mayoría en los empleos que no son remunerados; el 3% de las trabajadoras en TIC no está remunerada, la cifra para los hombres baja a 1 por ciento.

La relación jornada-ingresos también difiere entre géneros, las mujeres trabajan menos tiempo y reciben sueldos y salarios más bajos. De las trabajadoras en TIC el 4% no recibe ingresos, el 18% recibe máximo un salario mínimo mensual y sólo el 16% recibe más de 5 salarios mínimos. Para los hombres la situación es mejor, sólo 1% no recibe ingresos, la proporción de los que ganan máximo un salario mínimo apenas representa al 10% y el 18% percibe ingresos por encima de los 5 salarios mínimos.

El crecimiento esperado para este 2019 del sector TIC es de 7%, de acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información (AMITI). Las expectativas de expansión del sector contemplan una mayor adopción de servicios administrados modulares, proyectos de migración a servicios virtuales, inversiones en seguridad informática y la gestión de teléfonos inteligentes, que requieren de personal especializado.

Concentración de las TIC en las urbes

La desigualdad regional también se hace presente en este sector. Sólo las cuatro entidades económicamente más importantes del país (Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, y Nuevo León) concentran a la mitad de ocupados en las TIC.

En la Ciudad de México está el 18% de los trabajos de este tipo, en el Estado de México el 16%, en Jalisco el 8% y en Nuevo León el 7 por ciento.

A escala nacional el 1.4% de los trabajadores se ocupa en alguna profesión relacionada con las TIC. En algunas entidades esta cifra es mucho menor, por ejemplo, en Baja California Sur y Tlaxcala estos empleos representan apenas 0.5% del total.

La mayor parte de los empleos en el sector de las TIC requieren de educación especializada o técnica y el uso de ellas depende en gran medida de la infraestructura de la que se disponga. Estos condicionales son clave para entender la concentración de empleos relacionados con las TIC en las grandes ciudades.