Desde hace más de tres décadas que el liderazgo sindical en la administración pública, encabezada por el dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala, ha permitido el uso indiscriminado contratación bajo esquemas de honorarios, becarios o servicio social, dando pie a que trabajadores de estructura queden indefensos de las prestaciones laborales.

Al respecto, Alfonso Bouzas, especialista laboral de la UNAM, e integrante del Observatorio Ciudadano para la Reforma Laboral, comentó que 65.1% de los trabajadores al servicio del Estado es sindicalizado, 7.2% de confianza y 12.2% tuvieron contratos eventuales o por honorarios.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el gobierno federal cuenta con 4.2 millones de servidores públicos; de los cuales 2 millones 734,200 son sindicalizados; 302,400 son de confianza y 514,400 tienen un contrato eventual o de honorarios

Según el Plan de Austeridad del gobierno electo que encabezará, a partir del primero de diciembre Andrés Manuel López Obrador, el 70% de los trabajadores de confianza deberán desaparecer.

“La relación contractual del Gobierno como patrón, tiene que ser regularizada, no se abren plazas. Aquella que se dejan por alguna jubilación terminan cancelándose y sólo se hacen contrataciones  de confianza, servicio social o becario”, señala Bouzas.

En ese sentido, dijo Bouzas, lo que se tienen que hacer es una regularización “como trabajador, no es lo mismo el secretario o el asesor, a un trabajador que cumple con un horario y con un trabajo en específico y que fue obligado a contratarse como trabajador de confianza o por honorarios”.

Especialistas laborales consultados refieren que hay direcciones, como es el caso de las áreas de Comunicación Social, en el que 90% de los trabajadores están contratados por un tercero y bajo el esquema de “profesionistas por honorarios”.

Por su parte Graciela Bensunsan, especialista laboral de la UAM, comentó que es indispensable hacer una revisión del aparato burocrático, y sobre todo identificar los puestos que hace funciones similares y no se justifican; asimismo, sobre la tercerización a la que se ha llevado al gobierno.

Si bien, el servicio de limpieza lo realiza en su mayoría gente externa, “no se justifica que todo el trabajo lo dé a un tercero el gobierno”, añadió Bouzas.

De acuerdo con el líder de la FSTSE, afirmó que no habrá despidos de trabajadores sindicalizados; e informó que esperarán que tome posición como presidente de la República López Obrador, para atender los temas vinculados con los trabajadores al servicio del Estado.