Si en las próximas dos semanas no se regulariza el abasto de gas natural, la industria nacional podría parar producción e incluso llevar al cierre de empresas y con ello provocar desempleo, alertaron los dirigentes de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Francisco Cervantes y Enoch Castellanos, respectivamente.

Los representantes de la planta productiva nacional y de transformación afirmaron que varias empresas operan a 30% de su capacidad por la falta de suministro de gas natural, lo que pone en una “situación crítica a la industria”, desde el norte, el sureste y occidente del país, que se agrava por el cierre del ducto de Texas-Tuxpan.

Estamos viviendo una situación crítica que se está queriendo tapar a la opinión pública, en donde si bien la industria está consciente —desde hace meses— de que venía un problema, no hay fecha que no se cumpla y está sucediendo en julio.

Enoch Castellanos sostuvo que existe un claro desconocimiento de la situación energética por parte de las autoridades federales, así que “los hacemos responsables de los paros (de las empresas) y el desempleo que derive en el país por esta causa”.

En su oportunidad, José Luis de la Cruz, director del Centro de Estudios Económicos de la Concamin, afirmó que el desabasto de gas natural se encuentra desde hace varios meses, pero se ha agravado, pues en principio se resentía en los estados del norte como Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, que se trasladó hasta la península de Yucatán, y ha metido presión al Bajío en estados como Guanajuato, Michoacán y Jalisco.

Desde hace siete años comenzó la presión del abasto de gas natural, debido a que la producción ha ido a la baja y a que la prioridad es surtir a la Comisión Federal de Electricidad.

Los industriales del país pugnan porque el gobierno de Andrés Manuel López Obrador abra la llave del gasoducto marino del sur de Texas-Tuxpan, que se encuentra frenado por el arbitraje internacional que encabeza la CFE. En el sexenio pasado, se hizo un esfuerzo “muy grande de traerlo de Texas con un ducto marino, que los industriales desde hace ocho meses hemos esperado este servicio. A mediados del mes de julio no aguantamos más el desabasto de gas”, advirtió Francisco Cervantes.

“Si producimos con otro insumo que no es el gas natural, saldremos de competitividad”, sentenció.

El presidente de la Canacintra recordó que la sugerencia de Petróleos Mexicanos es recurrir al uso de gas natural licuado que es transportado por Manzanillo; sin embargo, el insumo se encarece hasta tres veces. “No es lo mismo 3 dólares por millón de BTU en gas natural que 9 dólares por gas natural licuado”.

[email protected]