Sergio de la Vega, presidente de Gulf México, dio a conocer el interés de la firma en participar en el suministro y comercialización de turbosina y otros combustibles para aviones, de la mano de Hidromex Turbosina, empresa mexicana del sector.

Durante su participación en el foro La reforma energética y los combustibles de aviación, organizado por Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), De la Vega explicó que unir la experiencia internacional con un conocimiento integrado al mercado local permitirá a la firma ofrecer servicios de valor en un mercado que se tornará competitivo y donde las aerolíneas recibirán de Gulf Aviation México integración de servicios sustentados de tres maneras: suministro en todos los aeropuertos de México; logística como componente al que se le puede agregar valor como diferenciador frente a los competidores, y productos financieros de valor como financiamiento, manejo de la volatilidad en los precios y esquemas flexibles.

Asimismo, explicó que buscarán integrar los servicios mediante una red de proveedores que cumplan con estándares internacionales de control de calidad, respeto al medio ambiente y confiabilidad.

Los tres productos que Gulf Aviation México pretende ofrecer en el país son: Jet A para aviación comercial, Jet A-1 para aviación general y Jet P-1 para aviación militar, detalló la estadounidense.

Cabe recordar que la falta de gran infraestructura obligó a que, al aprobarse la reforma energética, arrancaran algunas actividades en las que se permitió competir con altos niveles de concentración, como el almacenamiento de combustibles, donde Petróleos Mexicanos (Pemex) concentró 57% de los permisos otorgados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y ASA el restante 43%, que utiliza para guardar turbosina. Así, de los 65 permisos que la CRE ha otorgado para el expendio de turbosina en terminales áreas, 61 se han otorgado a ASA y el resto a Pemex.

[email protected]