La estadounidense Gulf México arrancará este 1 de abril las propuestas oficiales a empresarios gasolineros mexicanos que deseen cambiarse de marca, ya que definió finalmente que su modelo de negocio será el de franquicias que entre el 2016 y el 2018 competirán en el servicio al cliente y a partir de la liberación de precios lo harán con un costo más bajo de las gasolinas para los consumidores.

De acuerdo con Sergio de la Vega, director de Gulf México, la propuesta que se realiza a los empresarios gasolineros que deseen cambiar de marca incluye la instalación de nueva infraestructura y un software con el cual se mejorará la experiencia del consumidor mediante programas de lealtad, identificación de los automóviles y sus necesidades, prepagos, facturaciones en línea, y capacitación del personal expendedor de sus estaciones, que se convertirán en una especie de concierge, dando atención integral a las necesidades de sus clientes, que pueden ser incluso llevar la ropa a la lavandería.

Además, ofrecerán exclusividad geográfica y demográfica a las estaciones de servicio, con el fin de que no compitan entre sí con la marca Gulf, sino con el resto del mercado.

Costo de franquicia

La franquicia Gulf tendrá un costo de 700,000 pesos, pero dado que su modelo de negocios consiste en cambiar a las estaciones existentes, sólo cobrarán 240,000 pesos, descontando lo que ya pagaron las estaciones de servicio por la franquicia Pemex, además de que este cobro de la estadounidense se realizará a partir de la liberación del precio, en el 2018.

Sergio de la Vega detalló a El Economista que Gulf ya está en pláticas con seis grupos gasolineros que juntos abarcan casi 3,000 estaciones de servicio. Sin embargo, no espera que todas se cambien a su marca. Además, han recibido 470 solicitudes de información adicionales, aunque bien, para dar el servicio diferenciado y no tener rendimientos decrecientes, sólo esperan cambiar cerca de 100 estaciones este año y llegar a un máximo de 25% del mercado en total en su historia, dijo.

Hacia la competencia en precios

El directivo en México de la primera marca de gasolinerías que competirá con Pemex tras la reforma energética detalló que existe una posibilidad real de que en el 2018 Gulf reduzca los precios de las gasolinas al consumidor, porque en cuanto a la volatilidad del precio internacional, dado que la estadounidense es trader en mercados, podrá mitigar riesgos con compras a futuro, por volumen y región, además de que cuenta con dos alianzas estratégicas con un refinador y un gran transportista del norte del continente. En términos logísticos, se encuentra en pláticas con todos los transportistas por ducto y terminales marítimas privadas que sirven a Pemex y están en construcción, con lo que una vez que se finquen estas alianzas, buscará el transporte por ruedas, que a menor distancia, según logre mejores condiciones, les darán mejores precios.

kgarcia@eleconomista.com.mx