Mérida, Yuc. La estadounidense Gulf llegó este jueves a seis estaciones de servicio en el país con la apertura de dos establecimientos en la capital de Yucatán. Aunque mantienen su expectativa de cubrir 20% del mercado nacional con 2,000 gasolineras en cinco años, reconocen que van más lento de lo proyectado, en buena medida por barreras administrativas que enfrentan con Petróleos Mexicanos (Pemex) para los cambios de bandera.

Sergio de la Vega, presidente de Gulf México, explicó en entrevista que el cambio de permiso de expendio ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para modificar franquicias es un requisito que recientemente Pemex comenzó a solicitar como un paso previo al aviso de terminación de los contratos, lo que retrasa estos cambios.

“Sí lo está deteniendo Pemex y no estoy seguro de que haya una base legal para que ocurra”, aseveró. Por lo pronto, Gulf tiene 35 establecimientos en proceso de tramitación de permisos ante la CRE, que además tiene cada vez más carga laboral con los cambios de bandera de más de 37 marcas en el país, detalló.

Por lo pronto, la estadounidense tiene estaciones de servicio de marca propia en Zumpango, Estado de México; Guadalupe, Nuevo León; San Juan del Río, Querétaro; Cholula, Puebla, y las dos que inauguró este jueves en las carreteras Mérida-Motul y Mérida-Cancún, en Yucatán.

La próxima semana abrirá su primera gasolinera en Campeche y a finales de marzo un establecimiento más en Mérida. En la carretera Puebla-Orizaba, construye su primera gasolinera de diseño completamente propio enfocada al transporte pesado, que según explicó Sergio de la Vega, será un concepto nuevo que tanto en dimensiones como en servicios va enfocado hacia las necesidades de un público muy diferente al consumidor urbano. Cada estación de servicio de Gulf requiere una inversión de alrededor de 2.5 millones de dólares y aun con los retrasos burocráticos que puedan enfrentar, tienen el plan conservador de llegar a 100 establecimientos antes de que concluya el año. De éstas, un tercio será operado por la propia empresa y dos terceras partes serán franquiciadas.

IMPORTACIONES

En la península de Yucatán, Gulf pretende iniciar la importación de combustibles comprados en los mercados spot, principalmente de Estados Unidos, antes de que concluya el año, ya que tiene un contrato de largo plazo con el proyecto de almacenamiento Hidrosur, en Puerto Progreso, que se encuentra en construcción.

Gulf tiene, además, otros dos contratos de este tipo en el noroeste y el golfo. Además, ha participado en la conceptualización de otros proyectos en Tuxpan, Veracruz; Dos Bocas, Tabasco; Madero, Tamaulipas, y la importación por tren de Texas a Nuevo León, por lo que busca apalancar con compromisos de demanda las inversiones para seguir en un modelo mixto de adquisición de molécula, combinando compras a Pemex e importaciones donde resulte eficiente.

En conferencia de prensa, el presidente de Gulf México, Sergio de la Vega, detalló que las dos estaciones inauguradas el jueves en Mérida son propiedad del grupo empresarial del sureste Lodemo, que bajo la marca La Gas, tiene por lo menos 94 establecimientos más en Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Tabasco.

Mérida tiene 1.5 establecimientos por cada razón social registrada ante la CRE y está por encima del promedio de 1.4 gasolineras por razón social en una muestra de 10 regiones con la mayor demanda en todas las zonas de flexibilización.

kgarcia@eleconomista.com.mx