Puebla, Pue. Gulf inició las operaciones de sus primeras dos estaciones de servicio en México, con el proyecto de que haya 2,000 gasolineras bajo su marca al 2021; además informó que entrará al negocio de almacenamiento y distribución de combustible.

“Tenemos un programa para desarrollar una serie de terminales que nos apoyen en nuestra logística. En esta serie de terminales estamos estimando una inversión entre los 350 y los 420 millones de dólares. Una vez iniciado el proyecto esperaríamos concretarlo en un periodo no mayor de 36 meses, eso va a ser la columna vertebral de nuestra diferenciación logística”, comunicó Sergio de la Vega, presidente de Gulf México.

Anteriormente habían anunciado que llevaban dos años trabajando en un sistema de logística y producción, un tema de importación y manejo eficiente, a través del desarrollo de nueva infraestructura, su oferta de valor diferenciada.

Las seis terminales ya tienen localización, pero por cuestiones de competencia el presidente dijo que no revelarán sus ubicaciones.

Sobre las estaciones de servicio Gulf, su principal oferta diferencial es que su combustible cuenta con la tecnología green plus, que ofrece rendimiento 8% mayor al de los combustibles de la competencia, dijo De la Vega.

La compañía anunció su llegada a México en marzo del 2016; sus dos primeras estaciones están ubicadas en Puebla y Monterrey. La primera es franquicia y requirió una inversión de 2.5 millones de pesos, pues se trató de una conversión, mientras que la de Monterrey es propia y requirió una inversión superior a los 25 millones de pesos.

Adelantó que las siguientes dos estaciones de la marca se ubicarán en Guadalajara y Ciudad de México; esta última se ha retrasado por regulaciones pendientes.

El presidente de Gulf México indicó que el plan de crecimiento en México se mantiene; es decir, 2,000 estaciones en tres años, con la expectativa de que 70% sean franquicias, y el 30% restante, de construcción propia.

Proyectó que para las 1,400 gasolineras de franquicia la inversión será de 4,000 millones de pesos (unos 212 millones de dólares) y para las 600 gasolineras propias sería de 15,000 millones de pesos, sin contar el terreno, debido a que el costo varía por la locación.

Adelantó que en el 2018 también se sumarán a las tiendas de conveniencia con su marca propia.

“Tenemos en planes para el próximo año abrir nuestra propia cadena de tiendas de conveniencia, en formato mucho más ligero”, dijo Sergio de la Vega.