Grupo Posadas, el mayor operador hotelero de México, informó este martes que inició un proceso voluntario de reestructuración financiera bajo el Capítulo 11 de la legislación de Estados Unidos, luego de que su negocio se viera afectado por la pandemia de coronavirus.

Posadas, con un portafolio de 185 hoteles en un amplio abanico de destinos del país, dijo en un comunicado que espera que el proceso concluya en un aproximado de 60 días, tiempo durante el cual continuará operando, haciendo uso del flujo de efectivo del negocio en marcha.

La reestructura, aprobada por la totalidad de los tenedores de sus notas senior con vencimiento 2022 que ejercieron su voto, permitirá reducir el pago del servicio de la deuda y extender el plazo de vencimiento de los papeles en 5.5 años, agregó.

Hoy damos un último paso para que Grupo Posadas logre una estructura de capital sostenible", afirmó José Carlos Azcárraga, director de la empresa, citado en el comunicado.

"Esta reestructuración integral de la deuda, fue anunciada hace dos meses como parte de nuestros esfuerzos por maximizar nuestra flexibilidad financiera y administrar de mejor manera los desafíos relacionados con Covid-19", agregó.

Al igual que el resto de la industria de viajes, Posadas se vio afectada por las restricciones a la movilidad impuestas el año pasado para hacer frente a la propagación del Covid-19. Y aunque gran parte de las medidas se han relajado, el sector no ha logrado recuperar los niveles previos a la pandemia.

En su informe de resultados del tercer trimestre, la empresa, cuyas acciones no registran movimientos en la bolsa mexicana desde el 6 de octubre, dijo que el saldo insoluto de sus papeles con vencimiento 2022 era 393 millones de dólares, al cierre de septiembre.