La minera Southern Peru Copper Corporation, controlada por el Grupo México, firmó este martes un contrato con el gobierno peruano para explotar un yacimiento de cobre en el norte de Perú que le demandará una inversión de 2,500 millones de dólares, informó la compañía.

La compañía quedó habilitada a partir del contrato para empezar a explotar el yacimiento de cobre Michiquillay, en la región de Cajamarca, que el gigante minero mexicano se adjudicó por 400 millones de dólares en una subasta pública en febrero pasado a través de su filial peruana.

"Michiquillay es uno de los proyectos mineros más importantes del país, está constituido por un yacimiento cuprífero con más de 1,100 millones de toneladas de recursos de mineral y una producción anual de 225,000 toneladas de cobre fino", aseguró la compañía en un comunicado.

Michiquillay es un yacimiento de pórfido de cobre y molibdeno, que contiene además minerales de oro y plata. "Para este proyecto se estima una inversión aproximada de 2,500 millones de dólares", resaltó Southern.

La mina empezaría a operar en 2025, según el ministerio de Energía y Minas del Perú.

El yacimiento de Michiquillay había sido devuelto al Estado en 2014 por la minera Anglo American, compañía que estimaba una producción de 200,000 toneladas de cobre al año.

En Perú, segundo mayor productor mundial de cobre, la minería es clave para el crecimiento económico.

erp