La automotriz china Great Wall Motor considera construir una planta en México en dos estados afectados por las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump, que busca que las firmas de su país inviertan localmente, dijeron a Reuters fuentes cercanas al proyecto.

Great Wall Motor, que se describe como el mayor fabricante chino de vehículos urbanos deportivos y camionetas, está interesado en la construcción de una planta en Nuevo León o bien en San Luis Potosí, refirieron tres fuentes con conocimiento del asunto.

Bajo presión de Trump para mantener puestos de trabajo en Estados Unidos, Ford canceló en enero una planta de 1,600 millones de dólares en San Luis Potosí, mientras que Carrier, que produce equipos de aire acondicionado y calefacción, recortó su producción en diciembre y sus planes para trasladarse a Nuevo León.

Funcionarios de Wall Motor se reunieron con representantes de la empresa ferroviaria Ferrocarril Mexicano (Ferromex), parte de Grupo México, así como Kansas City Southern de México, para evaluar la conectividad de los estados, según la fuente y dos documentos a los que Reuters tuvo acceso. Una de las fuentes indicó que la empresa está en conversaciones directas con el gobierno de Nuevo León, mientras que otra comentó que la automotriz también está contemplando una planta en Estados Unidos, pero no dio más detalles sobre los lugares bajo consideración.

Un ejecutivo de alto rango de Great Wall Motor, quien habló bajo condición de anonimato, dijo que la elección entre Estados Unidos y México dependerá de asuntos comerciales que involucren a Estados Unidos, México y China.

Great Wall Motor y Ferromex no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Sin embargo, un portavoz de Kansas City Southern de México confirmó que funcionarios de Great Wall Motor se reunieron con la empresa, pero declinó proporcionar más detalles. Un compromiso de la firma china podría reforzar los esfuerzos de México por reducir su dependencia en el comercio y la inversión estadounidense en momentos en los que Trump amenaza con abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y critica a las empresas de su país que mueven empleos hacia el sur.

Según una de las fuentes, la construcción de la planta de Great Wall Motor podría comenzar el próximo año y costaría alrededor de 500 millones de dólares. Produciría aproximadamente 250,000 automóviles al año para los mercados de Estados Unidos y México y trataría de utilizar insumos chinos, agregó la persona.