Falabella, Agrosuper y Viña Undurraga son algunas de las 50 empresas que hasta la fecha se han sumado a la iniciativa que apunta a que grandes compañías realicen durante esta semana los pagos a sus proveedores, de cara a que estos últimos tengan liquidez suficiente para pagar a sus trabajadores.

El presidente de la Multigremial de Emprendedores, Juan Pablo Swett, que impulsó la iniciativa, señaló a Diario Financiero que “hay bastante consenso de que tenemos que asegurar el pago a casi 3 millones de trabajadores que están en las pymes. Hay cerca de 500,000 y 800,000 sueldos de colaboradores pymes que podrían estar en riesgo por poca liquidez”.

Desde Falabella Retail, aseguraron que si bien siempre ha tenido como política pagar a las pymes antes de los 30 días, en esta oportunidad anticiparán la totalidad de los pagos a sus proveedores del segmento de pequeñas y medianas empresas. El propósito de adelantar estos pagos, según explicaron, es para que puedan hacer frente a la reducción de la actividad en los últimos días.

Andrés Izquierdo, gerente general de Viña Undurraga, aseguró a través de Twitter que la firma pagará una nómina especial mañana martes a 70 pymes, por un total de 110 millones de pesos chilenos (150,000 dólares)y con respecto a Agrosuper, Swett declaró que la compañía no entregó cifra, pero que se comprometió con la campaña. Paralelamente a grandes empresas, señaló que “toda la industria bancaria se sumará a pagar la máxima cantidad de facturas a sus proveedores”.

“Acá no estamos hablando que se paguen todas las facturas a las pymes, sino que las que estén sobre 15 o 30 días, eso es lo que ayuda. Las empresas grandes tienen a veces muchos temas burocráticos para poder pagar, estamos pidiendo que aceleren el proceso interno que tengan”, afirmó, el dirigente gremial.

Swett señaló que también se comunicó con BBVA, Scotiabank y con el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett, quien le confirmó que “el mensaje había sido transmitido a todas las ramas de la CPC. Por lo tanto, puedo afirmar que no existe ningún gran empresario que no esté considerando esto dentro de la petición que estamos haciendo”.

Juan Pablo Swett también reveló que Bci está “un paso más adelante”, ya que, en conversación con el presidente de la firma bancaria, Luis Enrique Yarur, este le confirmó que instruyó a sus ejecutivos de cuenta para que amplíen las líneas de crédito de grandes empresas para que tengan más caja para pagar a pymes. Swett señaló que la Asociación de Bancos le confirmó que también buscará transmitir la iniciativa a los demás bancos, de cara a que la liquidez se traspase en más pagos de facturas a las pymes.

Compromiso con los salarios, el foco.

Debemos poner el acento en el desarrollo social: IP chilena.

Convencido de que es necesario cambiar el foco y poner el acento en el desarrollo social, el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio en Chile, Alfonso Swett, se refirió al rol que debe jugar el empresariado para responder a las necesidades que demanda la ciudadanía, asegurando además que serán “parte de la solución”.

“Los empresarios tenemos la obligación de hacernos cargo de los cansancios, los dolores, las carencias de la ciudadanía, y nosotros, con mucha humildad, con mucha convicción, vamos a ser parte de esta solución. Y hemos venido al Ministerio de Desarrollo Social, porque entendemos que nuestro compromiso tiene que ser con un país, una república, una democracia, y poner el acento hoy día en el desarrollo social”, enfatizó el jefe de los gremios, a la salida del encuentro de Diálogos Ciudadanos, organizado por el Ministerio de Desarrollo Social en el país.

Reconoció que “muchas veces nosotros hemos puesto el acento en el crecimiento económico o en el desarrollo económico. Hoy día tenemos que poner el acento en el desarrollo social”, y añadió que, “si muchas veces hemos hablado de los incentivos a la inversión, hoy día tenemos que hablar del compromiso con los salarios”.

Sin embargo, eludió hacerse cargo de una cifra, ya sea los 350,000 pesos chilenos (480 dólares) que se ha planteado como ingreso mínimo garantizado, o los 500,000 pesos chilenos (704 dólares) que ha comprometido el empresario Andrónico Luksic a sus trabajadores.

Destacó que “hemos escuchado fuerte y claro un grito que muchas veces se pudo haber escuchado como un murmullo”, por lo que desde el sector “estamos disponibles para un diálogo institucional, republicano, entendiendo el diálogo no como una solución, sino como instrumento para lograr soluciones”.