Querétaro, Qro. La incorporación de las pequeñas y medianas empresas (pymes) a la cadena de valor, fomentar el desarrollo de la Industria 4.0 y reducir la carga regulatoria son parte de las estrategias que enmarcan la política de desarrollo industrial que plantea el gobierno federal.

Estos lineamientos integran la nueva propuesta industrial que lanzó la Secretaría de Economía, por medio de un decálogo propuesto ante la iniciativa privada (IP).

El subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, Víctor Lizardi, explicó que a través de esta nueva política industria se planea congregar compromisos y esfuerzos de los tres niveles de gobierno, de las dependencias de desarrollo económico de los estados y del sector empresarial.

“Hablo de una nueva relación de gobierno, que necesitamos establecer para fomentar activamente la industria, el comercio y los servicios. Me refiero en particular a una reconfiguración de la política industrial en un contexto de Industria 4.0, la política industrial que ha sido abandonada durante más de tres décadas, y es momento de retomarla”, declaró.

La presentación se llevó a cabo en el marco del Primer Encuentro Empresarial para la Integración de Cadenas Productivas B2B de los sectores automotriz, aeroespacial y eléctrico-electrónico, en el Centro Nacional de Metrología.

El lanzamiento de la estrategia federal ocurre ante una serie de retos que enfrenta el sector productivo, especialmente la transición industrial, además del entorno global de economías que han optado por medidas proteccionistas.

“En el contexto actual de intensas relaciones globales, de algunas actitudes proteccionistas, no queda duda de que debemos impulsar una política en que, más que tratar de proteger con medidas arancelarias, con restricciones o barreras a la libre concurrencia, debemos apostar por una política industrial renovada, donde nuestro punto de actuación sea la productividad y competitividad de las empresas”, sostuvo.

Por tanto, planteó identificar las bondades regionales del país, a fin de lograr un uso más eficiente de los recursos. Las tres directrices que enmarcan la política industrial en la Secretaría de Economía son la innovación, inclusión y diversificación, aseguró.

El decálogo contempla como primer punto promover una mayor competencia económica, que incida en resolver problemas sociales y que fortalecerá el mercado interno, explicó el funcionario federal.

El segundo punto es aprovechar la apertura comercial para fortalecer los encadenamientos productivos que aumenten el contenido nacional y amplíen las capacidades productivas del país.

Además, se busca impulsar ajustes en materia de mejora regulatoria en los tres niveles de gobierno, para reducir el costo regulatorio y facilitar su cumplimiento.

Por otro lado, se busca generar un entorno amigable de negocios que dé certidumbre y atraiga mayores flujos de inversión nacional y extranjera. Alentar el crecimiento de las pymes y el contenido nacional para la producción en bienes y servicios que demanda el gobierno es otro de los puntos, es decir, utilizar las compras de gobierno como una palanca adicional de desarrollo industrial en el país, enfocado en las pymes y el contenido nacional.

El decálogo contempla además fomentar la digitalización del sector manufacturero e impulsar la Industria 4.0, lo cual lleva a una mayor capacitación del capital humano y tecnificación de la mano de obra.

También se busca aumentar el financiamiento de la banca de desarrollo a proyectos industriales, con una mayor coordinación entre las secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Economía, entre otras.

Encuentro B2B, un impulsor

Contenido local en exportaciones se elevará a 35% de forma gradual: CCE

La integración nacional en las exportaciones mexicanas ronda en 28%, por lo que elevar este indicador es uno los objetivos prioritarios que ha trazado el sector productivo. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, planteó aumentar este porcentaje de integración de manera gradual.

Con este objetivo, se lleva a cabo el primer encuentro B2B de los sectores automotriz, aeroespacial y eléctrico-electrónico, que se realiza el 3 y 4 de octubre, en el Centro Nacional de Metrología.

Agregó que por medio de este tipo de estrategias se prevé elevar gradualmente la integración a entre 30 y 35% de contenido nacional. “En los últimos años hemos perdido de vista algo importante para México, que es incrementar el contenido nacional en todas nuestras exportaciones; estamos dejando de aprovechar el hecho de que somos el principal país manufacturero de América Latina, exportamos todos los meses más productos, pero el contenido nacional está en 28%”, explicó.

En esta primera edición, se proyecta generar oportunidades de negocios por 7,000 millones de dólares, valor que se incorpora a la cadena de proveeduría nacional.

Refirió que la integración nacional será mayor si este tipo de encuentros se replican durante dos ocasiones al año, además de incluir a otros sectores, como el textil y calzado.

En el primer día de actividades, el encuentro se enfocó en las industrias automotriz y aeroespacial, mientras que en la segunda etapa será el sector eléctrico-electrónico.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, explicó que se cuenta con la participación de 70 empresas compradoras.

Así como la presencia de Bancomext, que expondrá alternativas para que los empresarios aumenten sus capacidades de integración a la cadena de proveeduría y se vinculen a la plataforma de exportación.