El principal temor del Gobierno es que la recuperación económica se opaque por la suba de precios. Por eso, el oficialismo profundiza su estrategia y, además de los acuerdos de precios con alimenticias, ahora negocia con proveedores de insumos para frenar la inflación. Así lo adelantó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un acto en el polo maderero de Berazategui, junto al jefe de gabinete, Santiago Cafiero.

"Necesitamos que el esfuerzo de la recuperación, no se vaya por la canaleta de los precios", sostuvo Cafiero.

Al atraso cambiario, el programa de Precios Cuidados, Precios Máximos, el acuerdo de cortes baratos de carne, y a una nueva canasta de 120 productos que directamente en el envase figurarán los precios y estarán congelados hasta después de las elecciones, ahora se le suman los nuevos acuerdos de precios con empresarios para frenar las subas de insumos industriales como el papel, la celulosa, el acero y el aluminio.

"Por el shock de precios internacionales de los insumos industriales, ya firmamos un acuerdo con la industria electrónica, y hoy con la de celulosa y papel. Además, en los próximos días anunciaremos otro con insumos que son clave como el acero y la petroquímica", adelantó Kulfas en diálogo con El Cronista al terminar el acto.

El objetivo de la medida es generar previsibilidad de precios para evitar aumentos especulativos. Fuentes del sector privado que participaron del evento en la empresa Dealer S.A explicaron que "los aumentos en dólares de los insumos no sólo aumentan los precios en las góndolas, sino que afectan a todas las pymes industriales que exportan porque las hacen menos competitivas".

El índice de materias primas que elabora el Indec registró un aumento de 52% en el último año. Por la escasez a nivel mundial, los insumos que más aumentaron en el último año son: la madera (101.6%), productos metálicos (71%), productos de plástico (69.7%) y productos de papel (63.4%).

Además, el jefe de Gabinete alertó que el Gobierno está extremando las medidas de control de precios a través de la ley de abastecimiento con las sanciones correspondientes: "a la presión inflacionaria la tratamos con acuerdos por un lado y, por otro, con la aplicación de las sanciones vigentes, en sectores donde veamos que hay aumentos desproporcionados". "La inflación es un enemigo central. Toda la gestión del gabinete económico esta enfocada en erosionar el proceso inflacionario. Por eso se está trabajando con todas las empresas de insumos ya sean químicos, siderúrgicos, petroquímicos y el de celulosa", detalló Ariel Schale, secretario de Industria.