El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza aseguró que a partir de este año el gobierno federal absorberá los pagos de amortizaciones de la deuda de la estatal, compromisos que representarán más de 6,412 millones de dólares en 2021.

“El presidente de la República ofreció desde la campaña rescatar a Pemex y con acciones lo está demostrando”, dijo Romero, al lado del mandatario, Andrés Manuel López Obrador.

La deuda financiera de Pemex se ubicó en 113,200 millones de dólares al cierre del cuarto trimestre, según datos de la empresa. Con ello, alcanzó un nuevo récord tras crecer 13.9% en un año, incremento provocado a un mayor saldo utilizado en líneas de crédito, así como la debilidad del peso frente al dólar, ya que 87% de la deuda de la petrolera está denominada en moneda extranjera, principalmente en dólares estadounidenses, además de las bajas ventas por volumen de crudo, derivado de la reducción en la demanda por poca movilidad durante la contingencia sanitaria.

Cabe recordar que a inicios de este mes, el gobierno federal otorgó un estímulo fiscal a la petrolera por 5,000 millones de dólares, con lo que se quedó con vencimientos de deuda por 9,700 millones de dólares para este año, de acuerdo con la calificadora de riesgo crediticio Moody’s.

El pasivo total de Petróleos Mexicanos al finalizar 2020 se situó en 2.258 billones de pesos, lo que representó un incremento de 13.9% en comparación con lo reportado al finalizar 2019. En el reporte del cuarto trimestre, la petrolera refirió que el incremento de la deuda se explica por un mayor saldo dispuesto de las líneas de manejo de liquidez, así como la depreciación del tipo de cambio en el periodo de comparación.

A lo largo del año pasado, las empresas subsidiarias realizaron actividades de financiamiento, que incluyen créditos bancarios de corto plazo, por un total de 1.292 billones de pesos. El total de amortización registrada fue 1.151 billones de pesos y aproximadamente 87% de la deuda está denominada en monedas distintas al peso, principalmente en dólares estadunidenses.

Por tasa de interés, 83% de la deuda se encuentra en tasa fija y el 17% restante en variable. A su vez, 67% del saldo de la deuda está en dólares estadunidenses, 16% en euros, 10% en pesos y 2% en yenes y otras monedas.

Para mejorar las finanzas de la empresa, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves, sin dar mayores detalles, que la Secretaría de Hacienda seguirá reduciendo impuestos a Pemex.

Durante los últimos dos años, México ajustó su política fiscal para compensar la reducción en los ingresos petroleros por regalías y otras contribuciones, como el dividendo que la empresa debía pagar desde que entró en vigor la nueva Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, y el derecho por utilidad compartida que en 2019 representó 85% de la carga directa por producción de petróleo, y que según la Ley de Ingresos sería reducida desde 65% de la carga impositiva de la empresa en 2019, a 58% en el 2020 y a 54% en el 2021. El año pasado, Pemex recibió 46,300 millones de pesos en beneficios fiscales gracias al cambio legal.

Deuda con proveedores

La dirección de la estatal petrolera informó que junto con la Asociación Mexicana de Empresas del Sector Petrolero logró un acuerdo para transparentar y calendarizar los adeudos de Pemex con sus proveedores y contratistas.

Por ello, a partir de este mes de marzo, Pemex hará pública su información de pagos y adeudos con sus proveedores y contratistas a través de la publicación de reportes mensuales que estarán disponibles en su página de internet para la consulta pública sin restricciones de ninguna naturaleza.

“Pemex desarrollará una estrategia financiera para calendarizar el pago de la deuda registrada con los proveedores y contratistas que venció al 31 de diciembre de 2020. La empresa productiva del Estado se compromete a realizar el esfuerzo necesario para garantizar el flujo de recursos financieros y así pagar tales adeudos entre los meses de febrero y abril de 2021”, informó.

Adicional a los pagos mencionados, desde el mes de febrero, Pemex irá liquidando la deuda que corresponde a actividades también ejecutadas durante el 2020 pero cuyas facturas estarán venciendo para su pago a lo largo del año 2021.

karol.garcia@eleconomista.mx