El gigante petrolero de Arabia Saudita Aramco ingresará 12.400 millones de dólares gracias a un acuerdo con un fondo estadounidense sobre el uso de su red de oleoductos.

Arabia Saudita, el mayor exportador de crudo del mundo, se está esforzando por atraer inversiones extranjeras y diversificar su economía.

A última hora del viernes, la compañía anunció la firma de un acuerdo para crear una empresa conjunta con un consorcio liderado por el fondo estadounidense EIG Global Energy Partners, que poseerá el 49% frente al 51% para Aramco.

La empresa conjunta, Aramco Oil Pipelines Company, arrendará la red de oleoductos de Aramco durante 25 años, añadió el gigante petrolero en un comunicado, afirmando que mantendrá "la plena propiedad y el control de las operaciones" de la red.

Se espera que el acuerdo haga ganar 12.400 millones de dólares (unos 10.420 millones de euros) a Aramco, que a cambio pagará a la empresa conjunta tasas de uso sobre el volumen de crudo que transite por la red, sin restricciones de cantidad.

Aramco se ha convertido en los últimos años en la punta de lanza de la diversificación de la economía del país, muy dependiente de los hidrocarburos y donde los ingresos del petróleo financian parte de los megaproyectos del príncipe heredero Mohamed bin Salmán. En el contexto de la pandemia de Covid-19 que afecta a la demanda de petróleo y acentúa la caída de precios, Arabia Saudita pidió a finales de marzo un esfuerzo adicional a las grandes empresas para estimular el sector privado, dentro de un megaplan de inversiones llamado "Shareek" ("socio" en árabe).

El acuerdo sobre el uso de su red de oleoductos "refuerza el papel catalizador de Aramco para atraer importantes inversiones extranjeras al reino", dijo la empresa, en un momento en que Arabia Saudita lucha por atraer fondos extranjeros. Aramco no especificó los nombres de las demás empresas que forman el consorcio.