La falta de reformas fiscal, energética y laboral, así como la restringida competencia en sectores clave de la economía y la alta burocracia en el país representan los cuellos de botella de la competitividad en México, los cuales no sólo limitan el crecimiento económico, sino que incrementan la pobreza en su población, alertaron el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

La competitividad de México está por debajo de lo que se esperaría dado su nivel de ingreso , dijo Gloria Grandolini, directora del Banco Mundial para nuestro país y Colombia, al participar en el panel El México que queremos, organizado por la Comisión de Competitividad de la Cámara de Diputados.

México requiere las reformas de segunda generación como la fiscal, energética y laboral para aumentar la productividad, ya que no es trivial que tenga una informalidad de dos terceras partes de los trabajadores , expresó Ellis Juan, representante del BID en México.

PIDEN APERTURAS

En su oportunidad, Pedro Aspe, presidente honorario de la aerolínea Volaris y extitular de la Secretaría de Hacienda, pugnó por abrir la competencia a los sectores del gas, petróleo, refinación, correos, autobuses urbanos y foráneos, electricidad, aéreo y farmacéutico, pues de llevarlo a cabo, México aumentaría su competitividad.

Mario Sánchez, presidente del CCE, coincidió con las deficiencias del mercado interno; sin embargo, dijo que la clave está en exigir a los políticos (gobierno y Congreso) tomar riesgos políticos, pues de lo contario, no se avanzará.

Durante la discusión, el empresario expresó que las compañías públicas requieren de transparencia, rendición de cuentas y de un Gobierno Corporativo para hacerlas más productivas, proyecto con el cual ya trabajan con Aeropuertos y Servicios Auxiliares; no obstante, urgen la participación de la Iniciativa Privada en Pemex.

[email protected]