Ford Motor Company desarrollará bioplásticos derivados del agave y en sustitución de los petroquímicos, para la fabricación de partes de sus vehículos (tanto en interiores como exteriores), lo que le permitirá contar con unidades sustentables con el medio ambiente y más ligeras así como ahorrar energía.

La automotriz estadounidense firmó una alianza con la empresa tequilera José Cuervo con el fin de explorar el uso del subproducto de la planta del agave, que es utilizada para este licor, y las fibras del maguey serán empleadas en los autos de Ford.

Las evaluaciones iniciales de esta alianza indican que dicho material es muy prometedor; gracias a su durabilidad y cualidades estéticas, podrían fabricarse autopartes como arneses de cables, unidades de aire acondicionado y compartimentos de almacenamiento, informó la compañía.

El objetivo de Ford es reducir el impacto ambiental en la industria; actualmente estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear eficientemente los materiales y fibras orgánicos que se desechan, mientras que potencialmente reducimos el uso de productos petroquímicos, aligerando así nuestros vehículos y logrando el ahorro de combustible , destacó Debbie Mielewski, líder técnico del Departamento de Investigación de Sustentabilidad de Ford.

La automotriz comenzó a investigar el uso de materiales sustentables en sus vehículos en el 2000; actualmente el fabricante de automóviles utiliza varios materiales sustentables que incluyen: Kenaf, una planta tropical de la familia del algodón que se utiliza en los cabezales de las puertas de Ford Escape; el tejido Repreve, hecho de botellas de plástico recicladas que evita que más de 5 millones de éstos envases se vayan a los basureros, entre otros.

Ford Motor tiene el compromiso de sustituir importaciones de autopartes y adquirirlas en México con materiales más amigables con el medio ambiente.

Refirió que en línea con las metas de la compañía en materia de sustentabilidad, el éxito de este desarrollo impactaría en la disminución del uso de productos petroquímicos, minimizando el impacto ambiental de los vehículos. Además, busca el ahorro de combustible.

lgonzalez@eleconomista.com.mx