Arlington, EU. De todas las exportaciones que dirige México a Estados Unidos y Canadá, sólo 4% enfrentaría “picos arancelarios”, lo que implica el pago de aranceles mayores a 9%, informó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Ayer dio inicio en esta ciudad la cuarta ronda de negociaciones para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con la expectativa de ser la más complicada hasta el momento, luego de que el presidente Donald Trump insistiera en su amenaza de terminar el acuerdo, lo cual activaría los aranceles de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En el sector industrial, los mayores aranceles que tendrían que pagar los exportadores mexicanos en las aduanas estadounidenses serían para: suéteres (32%), playeras y camisetas (32%), pantalones de fibra sintética para hombres o niños (27.9%), vehículos para el transporte de mercancías de peso de carga máximo de hasta 20 toneladas (25%) y pantalones de algodón (16.6 por ciento).

“Si entras a una cinta con información privilegiada, ves el número de jugadores involucrados. ¿Quiénes son? Las tres empresas que producen camionetas, o los que producen melones o espárragos. Te puedes juntar con esos actores y diseñar una estrategia alternativa de cómo diversificar, de cómo mejorar, de cómo ayudarles en competitividad”, dijo Guajardo, en una entrevista en la Ciudad de México.

Los productos agropecuarios que enfrentarían mayores aranceles en Estados Unidos, sin el TLCAN, serían: espárragos (21.3%), vegetales (20%), Kale (20%), melones, sandías y papayas frescos (17%), vegetales sin cocer congelados (14.9%), fresas congeladas (11.2%), carne de bovino deshuesada (10%), vegetales preparados o conservados en vinagre (9.6%), salsas y preparaciones (6.4%) y chocolate (6 por ciento).

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, del total de las exportaciones mexicanas registradas en el año pasado, 70% se dirigió a Estados Unidos y Canadá, y de esa porción sólo 20% pararía aranceles, por lo que 80% quedaría liberalizado, tal como ahora ocurre con el TLCAN vigente.

Finalmente, de 20% que sí pagaría aranceles, 16% tendría aranceles promedio de hasta 9% y el restante 4% correspondería a los picos arancelarios.

“De terminarse el TLCAN, tampoco sería una catástrofe para México, aunque 20% de los sectores resultaría (en primera instancia) afectado, de inmediato se tendrían que apoyar y reactivarlos”, precisó por su parte Manuel Herrera, presidente de la Concamin, entrevistado al término de la reunión de industrias afectadas por la competencia desleal.

Guajardo destacó que tanto Estados Unidos como el mundo, en general, han venido reduciendo unilateralmente sus aranceles de Nación Más Favorecida (NMF) y precisó que 80% de los productos mexicanos podría entrar con arancel cero o “sin reclamar” el beneficio del TLCAN.

En la OMC, cada nación establece topes a sus aranceles y está obligada a dar a todos la condición de NMF, expresión que parece sugerir que se trata de algún tipo de trato especial para un país determinado, pero que en realidad significa cobrar sus respectivas tarifas a la totalidad de miembros por igual.

El arancel promedio simple que aplica Estados Unidos a los miembros de la OMC es de 3.5%, con picos en productos como bebidas y tabaco (19.1%), lácteos (16.6%), azúcares y artículos de confitería (16.4%), prendas de vestir (11.6%), textiles (7.9%), semillas oleaginosas, grasas y aceites (7.2%) y petróleo (6.5 por ciento).

En contraste con los datos y el sentido que ahora muestra Guajardo, la Secretaría de Economía advirtió a mediados de año que de salirse Estados Unidos del TLCAN, 75% de los productos exportados por México a Estados Unidos tendría un incremento de aranceles.

“Las consecuencias de no participar en esta modernización, o bien las consecuencias de tener un mal acuerdo, son muy delicadas”, dijo la dependencia en un informe al Senado de la República sobre el inicio de la renegociación del TLCAN.

Trump, abierto a acuerdos bilaterales

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que está abierto a acuerdos bilaterales, si las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre los tres países no prosperan.

Al ser consultado por un periodista sobre si Estados Unidos podría alcanzar un pacto comercial con Canadá si no prosperan las negociaciones del TLCAN, Trump dijo: “Seguro, absolutamente. Es posible que no podamos llegar a un acuerdo con uno o con otro, pero llegaremos a un acuerdo con uno”.

“Veremos si podemos hacer el tipo de cambios que necesitamos. Tenemos que proteger a nuestros trabajadores y, para ser justos, el primer ministro quiere proteger también a Canadá y a su gente. Debe ser justo para ambos países”, afirmó.

Trump habló en una rueda de prensa en la Casa Blanca junto al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. Al mandatario se le consultó si el TLCAN está muerto, a lo que respondió: “Ya veremos qué ocurre”.

En una rueda de prensa posterior, al ser consultado sobre los comentarios de Trump, Trudeau dijo que es optimista sobre las posibilidades de modernizar el pacto instaurado en 1994.

“Sigo creyendo en el TLCAN (...) Estamos preparados para que pase cualquier cosa, y vamos a seguir trabajando con diligencia para proteger los intereses de Canadá”, dijo Trudeau, quien destacó que su país es consciente de que Trump es impredecible. (Reuters)

México recibe hoy a primer ministro canadiense

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, realiza su primera visita oficial a México y su quinto encuentro bilateral con el presidente Enrique Peña Nieto.

El subsecretario para América del Norte, Carlos Sada, informó que Trudeau estará acompañado por miembros de su gabinete, entre ellos, la ministra de Asuntos Exteriores y principal negociadora en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Chrystia Freeland; el ministro de Comercio Internacional, François-Philippe Champagne, y un grupo de empresarios.

“México y Canadá suman 73 años de relaciones diplomáticas, hoy contamos con mecanismos como el diálogo estratégico de alto nivel y acuerdo bilateral sobre educación superior, innovación e investigación que nos permiten trabajar en una agenda compartida”, manifestó.

El embajador de México en Canadá, Dionisio Pérez-Jácome Friscione, precisó que la visita de dos días del ministro de Canadá atiende a la invitación extendida por el presidente Enrique Peña Nieto desde junio del 2016 y no obedece a una agenda ligada a los tiempos de la renegociación del TLCAN.

Pérez-Jácome detalló que los mandatarios abordarán temas de competitividad, emprendimiento, equidad de género, flujo de comercio, innovación e investigación, inversión.

“La relación de México y Canadá pasa por un buen momento comercial y de inversiones”, puntualizó. (Perla Pineda)