Provident, la segunda empresa más grande de préstamos personales en México, ha obtenido por decimotercer año consecutivo el distintivo de Empresa Socialmente Responsable (ESR) que otorga el Cemefi y la Alianza para la Responsabilidad Social Empresarial (AliaRSE).

Prácticamente desde su segundo año de operaciones en el país, en el 2003, se consolidó como una ESR empeñada en la inclusión financiera enfocada preferentemente en mujeres jefas de familia que viven en comunidades alejadas de los servicios financieros formales y que se encuentran en la base de la pirámide económica, refiere Alejandro Martí Bolaños, director de Asuntos Corporativos de la firma.

En sus 15 años de trabajo en México, Provident ha brindado más de 4 millones de créditos, actualmente activos 850,000, de los cuales 40% se destina para abrir un pequeño negocio, 30% para enfrentar una emergencia y 30% para solventar los gastos que implica el regreso a clases de los hijos.

Provident, con presencia en 26 estados del país, cubre 60% del territorio, desde Monterrey a Mérida y de Culiacán a Tuxtla Gutiérrez, brindando préstamos a través de 12,000 promotoras que realizan 40 millones de visitas domiciliarias por año y realizan entrevista con las solicitantes de un crédito, que puede ser desde 4,000 a 30,000 pesos a 32, 42 o 52 semanas.

El préstamo se gestiona en el domicilio del solicitante, se otorga en efectivo allí mismo, y se cobra cada semana en ese mismo domicilio, de tal suerte que el beneficiario, que en su mayoría son mujeres amas de casa, no tienen que distraerse de sus actividades cotidianas, detalla.

El distintivo ESR

Este distintivo lo otorga el Cemefi a las empresas que demuestran prácticas de sustentabilidad y responsabilidad social en cuatro ámbitos: calidad de vida en la empresa, ética empresarial, vinculación con la comunidad, así como el cuidado y preservación del medio ambiente.

Provident, además de procurar la incorporación de mujeres a los servicios financieros e impulsar el emprendimiento, su modelo de negocio también tiene un componente formativo que es fundamental tanto para la empresa como para los beneficiarios de los créditos, que es la educación financiera.

“Mediante el programa Hablemos de Dinero enseñamos a la gente a usar el dinero, en qué gastar, cómo hacer un presupuesto y a cumplir con las obligaciones tributarias”, comenta Alejandro Martí. La capacitación se da a través de cursos presenciales de entre 75 y 90 minutos en escuelas y comunidades, de la mano con fundaciones y organizaciones. En el 2017 este curso alcanzó a más de 20,000 niños y jóvenes.

Además, Provident apoyó proyectos de educación, salud e inclusión social, a través de 22 organizaciones civiles en beneficio de 17,000 personas; realizó tres campañas de donación de sangre y con apoyo de sus voluntarios sembró 11,000 árboles en Puebla y Guadalajara.

francisco.deanda@eleconomista.mx