Ante la caída del 90% en el tráfico aéreo global por la pandemia del Covid-19, las aerolíneas pospusieron el 35% de sus pedidos de compra de aviones entre dos y tres años, lo que implicará una caída de más de 30% en la producción de la industria aeroespacial mexicana en el 2020, alertó Felipe Sandoval, presidente de Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia).

Según análisis de especialistas del sector, la industria aeroespacial (fabricantes aeronaves y sus proveedores) tendrá una recuperación hasta el 2021, una vez que se reestablezca la confianza de los consumidores para viajar, y eso genere mayor demanda de aviones.

“Impacto en la industria es del 35%, pues las empresas movieron sus pedidos a dos y tres años, ahorita lo que menos quieren es un avión nuevo”, refirió.

A nivel internacional se prevé que el ensamble y entrega de alrededor de 10,500 aviones se ha reprogramado para hasta en un periodo de tres años, lo que estancará la producción y producirá mermas económicas, informó el presidente de la Femia, que reúne a 100 empresas entre empresas matrices y proveedores de primer nivel, como Boeing, Airbus Group, Bombardier Aerospace, Eaton Aerospace, Safran Group, Honeywell Aerospace, MD Helicopters y Aernnova.

México se ha convertido en un actor relevante de la industria aeroespacial, pues ocupa el sexto lugar entre los países exportadores de insumos aeroespaciales a Estados Unidos, además destina el 4.7% de su producción a Canadá, el 3.5% a Francia y el 3.2% Alemania, por un valor conjunto de 9,600 millones de dólares. Con lo cual, el impacto de esta crisis podría derivar en la afectación de más de 30%, estimada entre 2,000 y 3,000 millones de dólares.

La industria aeroespacial en México se encarga de fabricar algunas piezas fundamentales de los aviones, como las puertas de todos los aviones 787 Dreamliner de Boeing, además de un gran número de piezas de mantenimiento y refacciones.

Al participar en la videoconferencia de la Concamin Covid Industrial, el representante de la industria aeroespacial en México destacó que la entrada en vigor del T-MEC ya pone a México en el ojo de los inversionistas para la relocalización de empresas de Asia a América, como parte del fortalecimiento de las cadenas productivas.

“La consolidación de México como socio estratégico confiable de Estados Unidos y Canadá en T-MEC, cadena de valor más sólida para integrarse al mercado de Norteamérica”, sostuvo.

Entre las oportunidades que observa Sandoval se encuentra la sustitución de importaciones, pues actualmente se compran 6,600 millones de dólares de bienes para manufacturar en el país, y “existe la apuesta de que se pueden producir en México cerca de 5,000 millones de dólares, aunque con la contracción se podría hablar de 3,500 millones, porque sólo tenemos 3% de integración nacional”.

Felipe Sandoval comentó que, frente a la crisis, el grupo de empresas tractoras de la Femia acordaron realizar compras a proveedoras por 1,500 millones de dólares, quienes están dispuestas a desarrollar las cadenas de suministros aeroespacial en México.

Las empresas están analizando cómo reducir los riesgos, y se dieron cuenta que dependían mucho de la producción en Asia. Ahora, “la mega tendencia es a relocalizar la cadena de proveeduría en México para disminuir el riesgo de dependencia de Asia, independiente de la situación geopolítica (entre Estados Unidos y China)”, aseveró el dirigente.

En México operan más de 100 empresas del sector aeroespacial, entre las que se encuentran transnacionales como Boeing, Airbus Group, Bombardier Aerospace, Eaton Aerospace, Safran Group, Honeywell Aerospace, MD Helicopters y Aernnova.

[email protected]