Con tres votos a favor y dos en contra, la Federal Communications Commission (FCC) de Estados Unidos decidió desmantelar las regulaciones que garantizaban la neutralidad de la red, lo que abre la puerta a que los proveedores del servicio de Internet puedan cargar tarifas adicionales por el acceso a contenidos específicos, como los distribuidos por empresas como Netflix, Amazon Prime o Spotify.

La neutralidad de la red impedía que las compañías proveedoras de Internet pudieran bloquear o ralentizar cualquier portal de la red, sin importar el tipo de contenido. Ahora sí podrán hacerlo, aunque deberán informarlo, como parte de la exigencia de transparencia de la nueva regulación.

La aprobación de la propuesta del presidente de la FCC, Ajit Pai —republicano que fue nominado por Donald Trump para el puesto—, significó una victoria para proveedores de servicios en Internet como AT&T Inc, Comcast Corp y Verizon Communications Inc, ya que les da poder sobre los contenidos a los que pueden acceder los consumidores.

Las compañías podrán elegir entre bloquear o dar prioridades a unas páginas sobre otras, como medios de comunicación o portales de emisión de videos. Otro aspecto aprobado es el cambio de clasificación del servicio de Internet, que pasa de ser considerado telecomunicaciones a información.

La demócrata Mignon Clyburn, comisionada de la FCC, dijo antes de la votación que los republicanos están “entregando las llaves de Internet” a “un puñado de corporaciones multimillonarias”.

Mientras, la decisión se aplica en el mercado estadounidense, pero puede tener repercusiones globales. Se espera que en México esta decisión será una referencia importante para el regulador mexicano, el cual deberá emitir unos lineamientos, previa consulta pública. Desde el punto de vista económico, los analistas estimaron conveniente que todos los jugadores del mercado operen bajo las mismas reglas.

Previamente, María Elena Estavillo, comisionada del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), comentó que “el IFT debe emitir lineamientos sobre neutralidad de la red, donde deberá considerar la experiencia de otros países y los distintos objetivos de política que deben proteger en México”.

“La política adoptada en EU será una referencia importante” previó. Recientemente, Arturo Robles, comisionado del IFT, dijo que el regulador no pretende parecerse a Estados Unidos, Europa o Asia al emitir los lineamientos sobre neutralidad de la red.

Según Pai, bajo su propuesta, presentada en noviembre pasado y que anulaba los reglamentos del 2015 que exigían acceso equitativo a Internet (aprobados por el expresidente Barack Obama), el gobierno federal cesaría la microgestión de Internet. La FCC requerirá que los proveedores de servicio de Internet sean transparentes sobre sus prácticas, para que los consumidores puedan comprar el plan que sea mejor para ellos y los emprendedores y otros pequeños negocios tengan la información técnica que necesitan para innovar.

Asociaciones de defensa de los consumidores y grupos comerciales que representan a proveedores de contenidos planean poner en marcha un reto legal para preservar estas reglas.

Elisa Mariscal, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económica, comentó que desde el punto de vista económico es razonable el planteamiento de la FCC, pero desde el punto de vista de consumidor en algún momento podría verse afectada la innovación.

Para Jorge Fernando Negrete, director de Mediatelecom Policy&Law, es válido plantear que los usuarios que quieran tener acceso a un tipo de servicios lo paguen.

En el caso del regulador en México, consideró que éste tiene otras tareas más importantes “que andar regulando Internet”, porque quienes avanzan hacia la regulación de Internet ya resolvieron temas de cobertura y son países totalmente convergentes y en México aún no se logra ello.

Gonzalo Rojón, analista del sector y especialista de The Competitive Intelligence Unit, comentó que el principio de la neutralidad es que a ningún contenido se le puede dar prioridad sobre otro.

Explicó que, por ejemplo, proveedores de servicios como Google o Facebook dan contenido y servicio gratuito como e-mail, chats, mensajería instantánea y sus ingresos son diferentes a los que están generando los operadores tradicionales. (Con información de Reuters)

cjescalona@eleconomista.com.mx