La compañía ferroviaria Eurostar anunció este martes que había llegado a un acuerdo de financiación de 250 millones de libras (unos 355 millones de dólares) con sus accionistas y bancos, lo que le permite escapar de la inminente quiebra.

Eurostar, que conecta Europa continental con el Reino Unido por el Canal de la Mancha, necesitaba conseguir nuevos fondos antes de finales de mayo o principios de junio para evitar la quiebra.

El acuerdo alcanzado "asegura el futuro de Eurostar en un contexto de levantamiento de las restricciones a los viajes y de reanudación gradual de la actividad", dijo la empresa en un comunicado.

Las medidas de apoyo decididas hoy le permitirán cumplir (sus) obligaciones financieras a corto y medio plazo", agregó.

El director general de la compañía ferroviaria francesa SNCF Voyageurs, Christophe Fanichet, acogió son satisfacción "esta refinanciación, que constituye un paso importante para garantizar el futuro a largo plazo de Eurostar y de los viajes entre el continente y Gran Bretaña".

El acuerdo incluye 50 millones de libras de capital de sus accionistas, un préstamo de 150 millones de libras garantizado por esos mismos accionistas y 50 millones de libras de líneas de crédito existentes reestructuradas.

Eurostar, que ha perdido gran parte de sus pasajeros en el último año debido a la pandemia de coronavirus, ha hecho al mismo tiempo todo lo posible por reducir sus costes y ha pedido un préstamo de 450 millones de euros.

La compañía va a aumentar su oferta a dos viajes diarios de ida y vuelta para el trayecto Londres-París, y luego hará un tercer servicio a partir de finales de junio.

Actualmente sólo realiza diariamente un viaje de ida y vuelta París-Londres y otro París-Bruselas.