Jonas Prising, vicepresidente corporativo de Manpower Group, de visita en México, habló con El Economista sobre el comportamiento de los mercados laborales y del desafío que significa para gobiernos y empresas generar empleo, sobre todo ante los cambios a nivel global que estarán enmarcados en cuatro tendencias: demográficas, tecnológicas, de innovación y de habilidades en el talento; sin dejar de lado las modificaciones legislativas encaminadas a una mayor flexibilidad para disminuir las elevadas tasas de desempleo juvenil.

•¿Cuáles son los desafíos que enfrenta el mercado laboral en el mundo, ante recesiones y una creciente tasa de desempleo?

Desde hace 15 años hemos visto muchísimos cambios en el mercado laboral, dentro del marco de cambios estructurales y cíclicos, pero ahora estamos a la mitad de un cambio y es difícil ver. Hay una mezcla de ciclo económico y los cambios estructurales, todo está revuelto. Lo que sí queda claro es que estos ciclos económicos han sido muy difíciles, especialmente para los países desarrollados y que llevará mucho tiempo esa recuperación.

Así que este ciclo económico va a llevarse un tiempo para volver a niveles previos a los de la recesión; sin embargo, los cambios estructurales de la próxima década se van a marcar a través de cuatro tendencias: cambios demográficos, tecnología, innovación y habilidades.

•¿Cómo deben tomar los países en desarrollo esos cambios, los están adoptando, qué ocurre en el caso de México?

Algunos países tienen una idea muy clara de cuál es su lugar en esta economía global, como Australia, Canadá y Singapur, que necesitan desarrollar talento y tienen claro qué habilidades y destrezas deben acrecentar.

México tiene oportunidades impresionantes, una demografía, una estabilidad económica y si se compara con otras regiones, su cercanía con EU y Canadá es una oportunidad. Las coyunturas para México son buenas, pero hay trabajo por hacer en temas como el sistema educativo, pues la educación es clave. El país debe decidir las áreas en las que quiere ser reconocido: manufactura o servicios, y tener una fuerza laboral calificada .

•¿Las tasas de desocupación son altas, qué pueden hacer las empresas para que generen trabajo?

Es la parte más desafiante. La fuerza laboral que se impacta más, por el ciclo económico, es la de 16 a 25 años, y esa tasa de desempleo es muy alta en Latinoamérica: 20 o 25% en promedio.

Sin embargo, también es un buen ejemplo para el mercado laboral, se tiene empleo en dos niveles: uno permanente y otro flexible, donde se crea uno flotante, y entran y salen trabajadores favoreciendo a los jóvenes. Soy optimista de que son ellos quienes aprovecharán la tecnología para impulsar negocios, por eso se requiere alentar el nivel empresarial y crear incentivos sin tantos impuestos.

[email protected]