El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció este lunes la imposición de cuotas compensatorias a importaciones de acero estructural originario de México de hasta 74%, por subsidios presuntamente prohibidos.

Estados Unidos importó estos productos desde México por un valor de aduana de 622.4 millones de dólares en el 2018.

También Estados Unidos impuso una cuota compensatoria a las importaciones de esos mismos productos procedentes de China, en un rango de entre 30.30 y 177.43 por ciento.

Por el contrario, en la misma investigación, el Departamento de Comercio determinó no poner cuotas al acero estructural originario de Canadá.

En consecuencia, sobre la base de estas determinaciones, el Departamento de Comercio ordenará a las Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos que recojan depósitos en efectivo de importadores de acero estructural de China y México.

Estas cuotas son preliminares, por lo que el cobro de las mismas se llevará a cabo, pero si al final de la investigación se quitaran, los pagos se regresarían a los exportadores.

En el 2018, las importaciones de acero estructural fabricado de Canadá y China se valoraron en un estimado de 722.5 millones y 897.5 millones de dólares, respectivamente.

El peticionario de estas investigaciones es el American Institute of Steel Construction Full Member Subgroup.

Desde el inicio de la actual administración, el Departamento de Comercio ha iniciado 172 nuevas investigaciones en materia de derechos antidumping y compensatorios, lo que representa un aumento de 219% con respecto al periodo comparable en la administración anterior.

Las leyes en materia de derechos antidumping y compensatorios otorgan a las empresas y trabajadores estadounidenses un mecanismo aceptado internacionalmente para buscar alivio a los efectos dañinos de los precios injustos de las importaciones en Estados Unidos.

Actualmente, el Departamento de Comercio mantiene 488 órdenes de imposición de derechos antidumping y compensatorios.

Está programado que el Departamento de Comercio anuncie sus determinaciones finales, en este caso el 19 de noviembre del 2019 o alrededor de esa fecha.

Renovación de aranceles

Estados Unidos anunció el 8 de marzo del 2018 que fijaría aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional, y otorgó a 34 países exenciones, las cuales mantuvo a cambio de límites a través de cupos para los casos de Brasil, Argentina, Corea del Sur y Australia, mientras las extendió sólo hasta el 1 de junio para México, Canadá y las 28 naciones de la Unión Europea. Inicialmente, estas tarifas entraron en vigor el 23 de marzo.

Las importaciones de acero originarias de México e impactadas por esta medida sumaron 3,000 millones de dólares anuales.

A mediados de mayo del 2019, México llegó a un acuerdo con Estados Unidos en este caso, por lo que las aduanas estadounidenses quitaron los aranceles al acero y el aluminio mexicanos, sin incluir cupos.