Dallas, EU. Gary Kelly, presidente de la estadounidense Southwest Airlines, es un hombre de negocios sereno. Sabe que las oportunidades se deben aprovechar cuando llegan y cuando no, hay que pelear por ellas y crecer.

Su visión le ha permitido alcanzar una participación de mercado doméstico de 27% entre los poco más de 400 millones de pasajeros que mueve anualmente la industria local. Sus esfuerzos están ahora focalizados en desarrollar rutas hacia México, tantas como se lo permitan los convenios aéreos vigentes.

Por estrategia, no ofrece detalles. Tiene claro que el esfuerzo será mayor porque varios de sus competidores connacionales, como Delta, United o Alaska, le llevan años de ventaja. Son marcas ya reconocidas.

Luego de seis años al frente de la línea aérea que realiza más de 3,600 vuelos domésticos cada 24 horas, lidera el proceso de internacionalización de la empresa.

Aruba, Bahamas y Jamaica son sitios a los que llegará en breve con su modelo de negocio basado en procurar a sus clientes, en brindarles una grata experiencia de viaje.

En agosto próximo, sus aviones panza-roja descenderán en los aeropuertos de San José del Cabo y Cancún (posteriormente llegarán a la ciudad de México).

UN LÍDER AÉREO

Gary Kelly gusta de mover las manos al hablar. Minutos antes de ofrecer un discurso aleccionador en el escenario del Verizon Theatre ante unos 4,500 empleados, el directivo explica que el desarrollo del nuevo sistema de reservación para comercializar los vuelos fuera de su país ha invertido 50 millones de dólares o más. Además, destina recursos adicionales para promoción de rutas (tampoco ofrece detalles).

Afirma que la economía de su país vecino en la zona sur está creciendo y que es el momento idóneo para entrar con su marca, aunque hay retos (por el momento lo hacen a través de su filial AirTran, adquirida en el 2010 y que desaparecerá).

La aviación es un negocio bastante competido en donde se pelea por el precio. Uno tiene que atacar esa parte, aunque México se ha beneficiado por la creciente competencia. No se sabe qué va a pasar con Mexicana de Aviación y algunos de los espacios que se quedaron se han recuperado con otras compañías low cost como la nuestra , comentó en rueda de prensa.

Southwest es la empresa estadounidense reina del modelo de bajo costo, con la ventaja de tener tiempos mínimos para el embarque y desembarque de pasajeros en sus flota de 700 aviones.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx