La reactivación económica de la crisis por Covid-19 continúa con ritmo lento en la industria automotriz; los niveles de producción y envíos internacionales mantienen una tendencia de estancamiento.

Durante el primer mes del 2021 en México se ensamblaron 278,711 vehículos ligeros lo que representa una contracción de 15% respecto del mismo mes del año pasado, de acuerdo con el reporte de la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz) publicado por el Inegi. Por su parte, se exportaron 223,533 automóviles durante este lapso, un 6% menor en comparación anual.

Aunque la industria de manufactura automotriz está entre las actividades consideradas como indispensables durante la pandemia, las presiones ejercidas por las condiciones sanitarias, laborales y económicas continúan obstaculizando la reactivación y ubicándola en números significativamente por debajo de los registrados antes de la pandemia.

Según las cifras del reporte, sólo cuatro firmas automotoras lograron avances en sus niveles de producción de vehículos ligeros. BMW Group y Toyota incrementaron el total de ensamblajes en 28%; Honda creció su producción 5% y Nissan logró un repunte de 0.4 por ciento.

En contraparte, las firmas con las mayores contracciones en la producción fueron Ford, Audi y Mazda con caídas de 66, 43 y 31 por ciento.

En el rubro de exportaciones, seis marcas son las que alcanzaron números positivos; BMW Group incrementó 71% sus envíos, Toyota avanzó 35%, Honda 19%, Nissan 17% y KIA 0.6 por ciento.

Por su parte, el top de caídas en el total de automóviles exportados lo lidera Ford Motor con una baja de 53%, Mercedes Benz con una contracción de 39% y Volkswagen con una reducción de 16 por ciento.

La industria automotriz también inició el año con números significativamente negativos respecto de sus ventas en el mercado interno.

En total se vendieron a los mexicanos 81,203 autos nuevos; 22.5% menos en relación anual.

Las únicas firmas que presentan incremento en sus ventas de autos: Subaru, Peugeot, Porsche e Isuzu, arribaron al mercado nacional recientemente y que presentan todavía un impacto bajo en las ventas totales.

El resto de las firmas y, especialmente las que tienen el mayor nivel de ventas en México, continúa con una recuperación lenta.