Empresarios de México y Estados Unidos cerraron filas para mantener vivo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y más allá de caer en confrontaciones, lograr mancuernas y alianzas estratégicas que lleve a sustituir importaciones desde China, a fin de fortalecer el comercio de Norteamérica.

Tanto el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Cámara de Comercio de Estados Unidos en México (Amcham) afirmaron que las inversiones y los empleos se mantienen firmes entre las partes. Las empresas estadounidenses le apuestan a México... no hay abandono a mediano plazo , aseguró José María Zas, representante de las compañías estadounidenses.

Para este año se prevé el arribo de 25,000 millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa y la repatriación de inversiones, dijo Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, de modo que esta será una de las formas de responder a la incertidumbre, con el compromiso de fortalecer el mercado interno con innovación, tecnología, más empresas y empleos.

En conferencia de prensa conjunta, el líder del CCE advirtió que salir del TLCAN va en contra de los principios que México ha enarbolado durante más de 20 años. Somos fuertes y debemos enfrentar el escenario internacional exigiendo respeto y buscando nuestro mayor beneficio .

Nos alineamos a la importancia que tiene México en la relación comercial y la importancia para las empresas de Estados Unidos. Todo representa una oportunidad para lograr una mancuerna importante para trabajar con los 16 estados de Estados Unidos , declaró el representante de la Amcham.

Aseguró que la relación México-EU es tan estratégica y competitiva, al grado que algunas industrias base de la Unión Americana no existirían sin la competitividad de México. Un mercado cerrado no es negocio ni para Estados Unidos ni México, por eso trabajamos 1,400 empresas estadounidenses , apostó José María Zas. Refirió que Estados Unidos cuenta con un déficit comercial con China, que es seis veces mayor que el déficit comercial de éste con México. Por ello una de las estrategias a corto plazo es convertir a México en aliado de las empresas estadounidenses para competir con el gigante asiático.

La cadena de valor que tiene México con Estados Unidos no se puede sustituir, la integración es un ganar -ganar y en eso las oportunidades van a estar cada vez más, y estamos convencidos que durante la negociación no habrá grandes impactos negativos, sólo incertidumbre. Somos positivos en que se alcanzará una negociación ambiciosa y favorable para los dos países , consideró el líder de las compañías americanas.

No al boicot

Los empresarios mexicanos y estadounidenses exhortaron a la población a no boicotear a las inversiones de Estados Unidos y no caer en confrontaciones de las amenazas que han surgido a raíz de la llegada de Donald Trump al poder.

Castañón y Zas afirmaron que las compañías estadounidenses son generadoras de empleos en México, por el contrario, debemos unirnos en una voz contra la discriminación .

Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad, llamó a la serenidad basada en los hechos, que si bien entramos en un impasse, es momento de replantear hacia el interior problemas como la corrupción, el Estado de Derecho y mejorar el clima de negocios.

LAS ESTRATEGIAS

  • Más interacción con Estados Unidos: Buscar caminos para compartir y complementarnos.
  • Más aliados: Mirar a Latinoamérica, Europa, Oceanía y Medio Oriente.
  • Más trabajo: Ante la cuarta Revolución Industrial.
  • Más inversión: Tanto interna como extranjera.
  • Más empresas: Apoyar a los emprendedores y a las pymes.
  • Innovación y tecnología: Para generar valor.
  • Más empleo y mejores salarios: Mejorar ingresos para los trabajadores.
  • Estado de Derecho: Impulsar la transparencia, el apego a la ley y la lucha contra la corrupción.

lgonzalez@eleconomista.com.mx