El peso mexicano se recuperará frente al dólar estadounidense si México, Estados Unidos y Canadá logran una renegociación sensata del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA, por su sigla en inglés), apostó Wilbur Ross, el recién confirmado secretario de Comercio del gobierno de Donald Trump.

Creo que el peso ha caído mucho principalmente por el miedo de lo que sucederá con el NAFTA. Tengo la convicción de que si llegamos a un acuerdo muy sensato el peso mexicano se recuperará significativamente , comentó en una entrevista televisiva con la cadena estadounidense CNBC el pasado viernes.

El funcionario expresó que en la renegociación del TLCAN el gobierno del que forma parte partirá de tres directrices: reglas de origen, la convergencia de los estándares de vida entre México y Estados Unidos y la puesta en marcha de un mecanismo de estabilización entre el peso mexicano y el dólar estadounidense.

Sobre el primer punto, opinó que las reglas de origen pactadas en el acuerdo negociado a principios de los 90 fueron demasiado permisivas , por lo que es necesario endurecerlas.

Estas reglas se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido de los países miembros del bloque comercial) para gozar de las preferencias arancelarias del acuerdo.

En este tema, incluso, admitió coincidir con lo planteado por el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), del que Estados Unidos formaba parte (junto con México, Canadá y otros nueve países) pero que fue defenestrado por Donald Trump, pues dicho tratado de alguna manera endurecía las reglas de origen .

Sobre el segundo y tercer puntos, se refirió a la fallida acción del TLCAN para equilibrar los estándares de vida entre México y Estados Unidos, lo cual es más difícil de lograr con un peso débil, pues ello encarece la importación de satisfactores como el maíz estadounidense, del cual México depende en gran medida.

La teoría del NAFTA era una gradual convergencia entre los estándares de vida entre México y EU. En realidad, eso no ha sucedido del lado mexicano. El salario mínimo en pesos se ha incrementado escasamente... y ya que el peso ha caído tan severamente frente al dólar, esos trabajadores mexicanos no están mejor que lo que estaban antes , afirmó el también empresario multimillonario.

Con relación al tipo de cambio, refirió que tenemos que pensar otros mecanismos para hacer la tasa de cambio peso-dólar más estable . Recordó que un instrumento como este se utilizó en los años 90, durante la crisis mexicana de 1994-1995, cuando Bob Rubin era secretario del Tesoro en Estados Unidos y otorgó líneas de crédito al Banco de México para lidiar con la turbulencia financiera.

Hay mecanismos, ya sea ese o alguno otro, que podrían ser usados como parte de un paquete integral para estabilizar las cosas. Hay muchos problemas con el peso débil para México (...), el país importa gran parte de su comida. El peso débil daña al mexicano promedio y con seguridad daña al mexicano pobre en un grado muy, muy sustancial , estableció.

Las declaraciones de Wilbur Ross empujaron al peso el viernes a su mejor apreciación para un solo día en lo que va del 2017, con una ganancia de 2.25% que lo ubicó en 19.54 pesos por dólar, al mayoreo.

El año pasado México logró un superávit comercial de poco más de 63,000 millones de dólares con Estados Unidos, el mayor desde el 2011; sin embargo, el de nuestro país no es el mayor déficit comercial que enfrenta Estados Unidos, pues le supera el que tiene con países como China, Japón y Alemania.

Desde su campaña electoral, Donald Trump se refirió al TLCAN como el peor acuerdo comercial jamás firmado por Estados Unidos y pidió a sus socios renegociarlo por considerarlo injusto para su país.

Sin pláticas con China

El magnate también fustigó a China -que posee un superávit comercial con Estados Unidos cuatro veces superior al de México-, país al que acusó de manipular deslealmente su moneda para hacer más competitivas sus exportaciones.

No obstante, en los primeros días de su gobierno los reclamos al país oriental han estado apenas presentes en el discurso de Trump, contrario al caso de México, que ha sido el foco de sus críticas más severas.

En línea con eso, Wilbur Ross reveló en la entrevista concedida a CNBC que aún no ha tenido ninguna charla con funcionarios de China sobre el tema comercial, pues la prioridad por el momento es el TLCAN. Lo primero en nuestra agenda es el NAFTA. Pensamos que hace sentido solidificar primero nuestro vecindario. Así que será lo primero que asumamos .

[email protected]