ACTUALIZACIÓN 13:44: Esta versión corrige la cifra de personas que se han reintegrado al mercado laboral desde el inicio de la pandemia.

La tasa de desempleo en México bajó ligeramente en diciembre, pese a que a fines de 2020 la Ciudad de México y el aledaño Estado de México regresaron al color rojo del semáforo epidemiológico, lo que implica un confinamiento estricto.

La tasa de desocupación se situó en un 3.8% en el último mes, en comparación con el 4.4% registrado en noviembre, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Aunque se registró una ligera disminución en la desocupación destaca que la tasa de participación se redujo expulsando a 426,000 trabajadores del mercado laboral, que podrían estar en un paro temporal de actvidades con o sin garantía de vuelta. 

Al corte de caja del 2020: de los 12 millones que el mercado laboral expulsó en abril, en el primer confinamiento, en el transcurso del año se reintegraron a la población económicamente activa cerca de 9.5 millones de personas.

La recuperación de gran parte de estos trabajadores se explica con el aumento del comercio en combinación con una tasa de informalidad prácticamente sin cambios pese al nuevo confinamiento, lo que podría sugerir que una buena parte de quienes perdieron total o parcialmente sus empleos migraron al comercio informal para completar sus ingresos. Incluso al cierre del año se registran más ocupados en este sector que en el cierre del 2019. 

Sólo en diciembre 356,000 personas entraron al comercio como ocuoados en dicho sector, lo que deja un saldo de 3 de cada 10 mexicanos que trabajan lo hacen como comerciantes.

De los trabajos formales, en diciembre se perdieron casi 278,000, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Por su parte, la tasa de informalidad se ubicó en 55.8%, lo que deja vulnerable a más de la mitad de los trabajadores.

La segunda mayor economía de América Latina, que se desplomó en el segundo trimestre por la pandemia, rebotó entre julio y septiembre un 12%, ante la reactivación de empresas de sectores no esenciales. No obstante, se prevé una contracción del PIB de alrededor de un 9% al cierre de 2020.

El Inegi acotó que en el análisis considerando la estacionalidad en el mes de diciembre la tasa de desocupación se situaría en 4.4 por ciento.