Rolls-Royce tiene previsto captar un total de 5,000 millones de libras esterlinas, equivalentes a 6,500 millones de dólares, incluyendo 2,000 millones de los accionistas, para hacer frente al "peor de los escenarios", ante el impacto que está sintiendo en su flujo de caja por la crisis del sector de viajes debido a la pandemia de Covid-19.

Las aerolíneas pagan a Rolls-Royce en función de las horas de vuelo de sus motores en sus aviones más grandes y la inquietud por la caída de los viajes de larga distancia ha hecho que sus acciones pierdan más del 80% este año, reduciendo su valor de mercado a solo 2,500 millones de libras.

Rolls-Royce, cuyos motores propulsan los Boeing 787 y Airbus 350, dijo en mayo que recortaría 9,000 puestos de trabajo como resultado de la pandemia y sus finanzas han sido objeto de un intenso escrutinio, que según su máximo ejecutivo debería terminar con el plan del jueves.

Las acciones de Rolls-Royce reaccionaban a estas noticias con una caída del 11% en la Bolsa de Londres.