El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) se alista para dar la batalla, en términos competitivos, a los grupos privados ASUR, GAP y OMA y hacer del Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM) un hub internacional que genere beneficios reales a las comunidades aledañas.

Con la honestidad, la austeridad, la planeación, la alineación de planes de negocio y el combate a la corrupción, como principales herramientas, el grupo planea transportar en sus tres terminales (Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, AICM, Aeropuerto Internacional de Toluca, AIT, y Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, AIFA, que se inaugurará en marzo del 2022) a 109 millones de pasajeros durante el 2040, el 118% más de las movilizadas el año pasado en los dos aeropuertos.

En el Programa Institucional del GACM 2020-2024 se menciona que, durante la actual administración, tras cancelarse la construcción del aeropuerto de Texcoco, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, estableció el funcionamiento de un sistema aeroportuario como alternativa para satisfacer la demanda de servicios aéreos en el centro el país.

“Actualmente cada aeropuerto persigue objetivos distintos, lo que dificulta la alineación a un propósito común como región. Asimismo, cada uno se rige autónomamente, lo cual evita sinergias para mejorar y ampliar su atención a las personas pasajeras y carga y, no existe una estrategia complementaria entre ellos, por lo que hay una ausencia de segmentación de clientes y roles, así como, convivencia de aeropuertos saturados con otros con capacidad instalada subutilizada. Eso cambiará”, detalla el documento que está próximo a ser publicado en el Diario Oficial de la Federación.

El GACM, 100% en propiedad del gobierno federal, fue creado en 1998 y actualmente solo tiene injerencia en el AICM. En el AIT el 49% de las acciones están en poder de Aleatica (estaba previsto que el grupo concluyera la compra de esa participación en el primer trimestre, lo cual no se ha concretado por las afectaciones causadas por la pandemia del Covid-19).

Por el cambio de ruta del actual gobierno, su misión de: Construir y poner en operación el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, asegurar su adecuada gestión, maximizando el potencial del aeropuerto y contribuyendo al desarrollo de la región, así como del país, pasó a: Desarrollar y dirigir el sistema aeroportuario del centro del país con calidad, eficacia y eficiencia, que genere sinergias en beneficio de la sociedad.

Así, entre los objetivos que tiene ahora su director, Gerardo Ferrando, está “coordinar un sistema aeroportuario metropolitano público competitivo frente a otros grupos aeroportuarios privados” y en la visión de largo plazo se considera que el enfoque regional “podría ser” continental o mundial.

Los recursos necesarios

En los últimos veinte meses, la tarea principal ha sido concluir los procesos legales y comerciales relacionados con la cancelación, la entrega de materiales a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y del terreno a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para la construcción de un parque ecológico, por lo que empieza la tarea de coordinar administrativamente los aeropuertos.

Para el siguiente año, la Secretaría de Hacienda plantea destinar un presupuesto para gastos programables de 354.5 millones de pesos, el mayor en el sexenio (en el 2020 fueron 272.8 millones de pesos y el año previo 262.9 millones de pesos).

En todos los casos, los montos son mínimos respecto a los 5,800 millones de pesos que recibió en el 2018, último de la gestión del expresidente Enrique Peña Nieto.

En línea con el objetivo No al gobierno rico con pueblo pobre, del Plan Nacional de Desarrollo vigente, el “GACM seguirá con su labor en apego al valor de respeto, con austeridad y sin ostentación”. Para el 2024 la administración pública se compromete a tener servicios aeroportuarios en la región centro suficientes, de calidad y con un nivel de servicio bajo estándares internacionales, por lo que no habrá terminal aérea en el sistema que no sea accesible vía terrestre, desde y hacia los centros que demanden servicios.

Hoja de vuelo

Entre las estrategias para maximizar los servicios aeroportuarios en el centro del país y atender la demanda de servicios aeroportuarios del centro del país se contempla:

  • Instrumentar y operar un sistema central de información en beneficio de los aeropuertos que integran el sistema aeroportuario metropolitano.
  • Promover la accesibilidad a los aeropuertos del SAM desde los centros de población que demandan servicios aeroportuarios.
  • Impulsar las pautas para la comercialización de los servicios aeroportuarios, complementarios y comerciales de los aeropuertos que integran el SAM.
  • Instrumentar un programa estratégico financiero para el SAM.
  • Integrar un sistema de información financiera oportuna y accesible para la toma de decisiones estratégicas relacionadas con el SAM.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx