Estados Unidos y China dominan la economía digital en el mundo en forma aplastante, destacó un informe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En general, ambos países sobresalen en términos de capacidad para participar y beneficiarse de la economía digital basada en datos.

Juntos, representan la mitad de los centros de datos de hiperescala del mundo, las tasas más altas de adopción de 5G en el mundo, 94% de toda la financiación de nuevas empresas de inteligencia artificial (IA) en los últimos cinco años, 70% de los principales investigadores de inteligencia artificial del mundo, y casi 90% de la capitalización de mercado de las plataformas digitales más grandes del mundo.

Las plataformas más grandes de este tipo, Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet (Google), Facebook, Tencent y Alibaba, están invirtiendo cada vez más en todas las partes de la cadena de valor de datos global: recopilación de datos a través de los servicios de la plataforma de cara al usuario; transmisiones de datos a través de cables submarinos y satélites; almacenamiento de datos (centros de datos); y análisis, procesamiento y uso de datos, por ejemplo, a través de IA.

De acuerdo con la UNCTAD, estas empresas tienen una ventaja competitiva de datos como resultado de su componente de plataforma, pero ya no son solo plataformas digitales.

Se han convertido en corporaciones digitales globales con alcance planetario; enorme poder financiero, de mercado y tecnológico; y control de grandes cantidades de datos sobre sus usuarios”, dijo la UNCTAD en su Informe sobre Economía Digital 2021.

Y han visto cómo su tamaño, ganancias, valor de mercado y posiciones dominantes se fortalecieron durante la pandemia, a medida que la digitalización se aceleró.

Por ejemplo, mientras que el índice compuesto de la bolsa de valores de Nueva York entre octubre de 2019 y enero de 2021 aumentó en 17%, los precios de las acciones de las principales plataformas aumentaron entre 55% (Facebook) y 144% (Apple).

La tradicional brecha digital entre los países desarrollados y en desarrollo, entendida en términos de conectividad, acceso y uso de Internet, sigue siendo alta y constituye un desafío recurrente para el desarrollo.

Además, a medida que el papel de los datos como recurso económico, así como el de los flujos de datos transfronterizos, se ha vuelto más relevante, han surgido nuevas dimensiones de la brecha digital, en relación con la “cadena de valor de los datos”.

Este concepto es clave para la estimación del valor de los datos. El valor surge en el proceso de transformación de los datos sin procesar, desde la recopilación de los mismos, pasando por el análisis y el procesamiento en inteligencia digital, que pueden monetizarse con fines comerciales o utilizarse para objetivos sociales.

Para la creación y captura de valor, se necesitan tanto datos sin procesar como capacidades para procesarlos en inteligencia digital. Agregar valor a los datos es lo que contribuye a avanzar en el proceso de desarrollo.

Los datos de EU y China en economía digital

  • En el caso de los centros de datos a hiperescala, la posición de liderazgo la ocupa Estados Unidos, que representó 39% del total de 597 centros de datos a hiperescala a fines de 2020, seguido de China con 10% y Japón con 6 por ciento.
  • China (junto con Hong Kong) representó 23% de los flujos de datos transfronterizos mundiales, mientras que Estados Unidos ocupó el segundo lugar con 12% en 2019.
  • Baidu, con el valor de mercado más bajo entre los tres gigantes digitales de China a finales de 2019, experimentó un aumento de 86.4% en 2020, para llegar a 81,500 millones de dólares en enero de 2021.
  • La mayoría de los investigadores de IA, 59%, trabaja en los Estados Unidos, mientras que China alberga otro 11 por ciento.
  • En cuanto a los orígenes de los investigadores, China representa 29% y Estados Unidos 20 por ciento.
  • Los tres países líderes en números absolutos de investigadoras en IA tienen las siguientes tasas de autoras: Estados Unidos (20%), China (22%) y Reino Unido (18 por ciento).

roberto.morales@eleconomista.mx