El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, afirmó que espera que conversaciones con compañías automotrices foráneas “den suficientes frutos” para que Estados Unidos no tenga que imponer aranceles a sus importaciones de autos originarios de la Unión Europea y Japón derivadas de la Sección 232.

“Nuestra esperanza es que las negociaciones que hemos tenido con compañías individuales acerca de sus planes de inversión de capital darán frutos suficientes que tal vez no sea necesario poner en práctica la 232”, dijo Ross.

Mencionó que existe la posibilidad de que no se impongan aranceles a la importación de vehículos provenientes de la Unión Europea y Japón, pues considera que las conversaciones respecto al tema han sido “buenas”.

Ross indicó que el acuerdo comercial Fase 1 con China podría firmarse en noviembre. De hecho, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comentó también este domingo que la primera fase del acuerdo se firmará en territorio norteamericano.

“Hay avances, primero quiero que haya un acuerdo, o sea, que elegir el lugar no es un problema para mí. Si hay un acuerdo, la cuestión del lugar se solucionará fácilmente, será en algún lugar en Estados Unidos”, agregó.

El 17 de mayo, luego de una investigación realizada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos en virtud de la Sección 232, el presidente Trump proclamó que las importaciones de vehículos automotores y piezas, particularmente de Japón y la Unión Europea representan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Esto le otorga al presidente la autoridad para imponer restricciones a la importación. El presidente ordenó a la Representación de Comercio que negocie con Japón y la Unión Europea para abordar esta amenaza e informar dentro de 180 días.

[email protected]